Tomando en cuenta los campos en el pré-sal en Brasil, analistas consideran que el total de reservas probadas podrían alcanzar o superar a las de la estadounidense Exxon Mobil, la mayor petrolera listada en bolsa, con 23.000 millones de barriles en reservas probadas.

“La empresa tiene perspectivas positivas porque tienen lo que ninguna otra empresa en el mundo: nuevas reservas” dijo un analista de los bancos participantes, según una publicación del portal Exame.

El ministro de Hacienda, Guido Mantega, durante una ceremonia en la Bolsa de Sao Paulo, dijo además que Brasil no corre el riesgo de sufrir la llamada “maldición del petróleo”, que hace que la riqueza de un país en recursos naturales termine lastimando su economía.