Río de Janeiro. La petrolera estatal brasileña Petrobras empezó a operar este martes una nueva plataforma marítima con la que pretende extraer 100.000 barriles de petróleo al día en una concesión que explota en aguas muy profundas del océano Atlántico frente al litoral del estado de Espírito Santo, en el sureste del país.

En una nota, Petrobras explicó que el barco plataforma Ciudad de Anchieta fue anclado el lunes en el campo Ballena Azul, que forma parte del complejo conocido como Parque de las Ballenas, junto con los campos Jubarte y Pirambu, a unos 80 kilómetros de la costa de Espíritu Santo, a una profundidad de 1.221 metros y ya empezó a extraer petróleo por el primero de los siete pozos con los que estará conectado.

Se espera que la producción inicial de este pozo sea de 20.000 barriles diarios de un crudo de gran valor comercial por su alta calidad (28 grados en la escala API), aunque Petrobras pretende alcanzar en febrero del año que viene una capacidad máxima de 100.000 barriles de petróleo y 3,5 millones de metros cúbicos de gas natural por día una vez estén los siete pozos conectados.

La empresa estatal de Brasil ostenta la totalidad de los derechos para explorar y explotar petróleo en el presal del Parque de las Ballenas, cuyas reservas fueron calculadas inicialmente en entre 1.500 y 2.000 millones de barriles de hidrocarburos.

La zona del presal, situada en aguas muy profundas del océano Atlantico por debajo de una gruesa capa de sal que puede llegar a los dos kilómetros, ostenta importantes reservas de hidrocarburos que pueden convertir a Brasil en uno de los mayores exportadores mundiales de crudo, según Petrobras.

La Ciudad de Anchieta es una unidad flotante de 344 metros de largo, 51 de ancho, 28 de alto y 273.000 toneladas de peso, y que de ser un navío petrolero fue convertido en plataforma de explotación por el astillero Keppel en Singapur. En él se producirá, almacenará y exportará petróleo y gas del Parque delas Ballenas.