Petrobras inició nuevamente sus trabajos en el área Cascade-Chinook del Golfo de México, tras el fin de una moratoria temporal a la exploración en aguas profundas en Estados Unidos, dijo el director internacional de la petrolera, Jorge Zelada.

Después del derrame de crudo en el pozo Macondo el año pasado, el gobierno estadounidense emitió una veda temporal sobre la exploración de crudo en aguas profundas e impuso nuevas reglas que apuntan a impedir otro desastre.

Eso retrasó el tercer pozo de la estatal Petrobras, planeado para el área Cascade-Chinook.

"Petrobras America recibió recientemente una licencia para comenzar a perforar en Cascade-Chinook", declaró Zelada en una entrevista en la sede de la compañía en Río de Janeiro, y agregó que la perforación comenzó en agosto.

El proyecto es el primero en el Golfo de México en usar una plataforma flotante conocida como FPSO, sostuvo. La mayor parte del crudo de Brasil es producido a través de plataformas flotantes en vez de enviarlo a través de oleoductos, como es más común en proyectos costa afuera estadounidenses.

La plataforma flotante ya está instalada y comenzará a producir en diciembre a partir de los dos pozos existentes allí, afirmó Zelada.

"Todo lo que ha sido desarrollado en relación a ese proyecto, hemos tenido que hacer todo muy cuidadosamente porque este es un proyecto pionero, es la primera FPSO en Estados Unidos", comentó.

"La producción total será 80.000 barriles diarios, pero tomará algún tiempo (alcanzar eso). Los dos pozos comenzarán a producir 20.000 (barriles al día)", añadió.

De otro lado, el ejecutivo dijo que la petrolera pretende deshacerse de activos energéticos en Argentina y que planea también ofrecer participaciones en bloques de exploración en distintas partes del planeta a medida que éstas se valoricen con los descubrimientos de nuevas reservas.