Río de Janeiro. Las autoridades brasileñas recuperaron unos 615 millones de dólares del dinero desviado de la petrolera estatal Petrobras por una gran red de corrupción formada por empresarios, altos cargos de la compañía y políticos, informó hoy la prensa local.

Según publicó el diario "O Globo", con base en los diferentes informes e informaciones divulgados por la policía y la justicia, la mitad del dinero recuperado judicialmente se debe a acuerdos de las autoridades brasileñas con las empresas brasileñas Setal y Camargo Correa, así como con la holandesa SBM, tres de las implicadas en la gigantesca trama.

Según las investigaciones, en la gran red de corrupción hay implicadas al menos veinte empresas, entre ellas las principales constructoras del país, así como más de sesenta políticos, y varios ex altos cargos de Petrobras, la mayor empresa de Brasil.

La Policía asegura que las empresas privadas implicadas en el asunto obtenían con la petrolera contratos amañados, cuyos valores eran inflados a fin de que las diferencias fueran repartidas entre directores de Petrobras y los políticos que amparaban los fraudes. Con este método, se habrían desviado al menos 2.000 millones de dólares de la petrolera entre 2004 y 2014.

Uno de los acusados, el exdirector de servicios de Petrobras Pedro Barusco, condenado esta semana a 18 años de prisión por su participación en los fraudes, ha reintegrado a los cofres públicos 97 millones de dólares obtenidos con la corrupción petrolera.

El dinero resarcido a Petrobras se logró siempre con acuerdos de delación y cooperación judicial a cambio de reducciones de penas con decenas de los implicados en el asunto.