La petrolera estatal Petrobras alcanzó en el primer trimestre del año un beneficio neto de 7.693 millones de reales (unos US$3.848 millones), que suponen una reducción de 17% frente al mismo período de 2012, informó este viernes la compañía.

Con relación al último trimestre de 2012, en tanto, la reducción fue de sólo 1,00%.

El resultado, según explicó en un comunicado la presidenta de la empresa, María das Graças Foster, fue influenciado por la "caída en la producción de petróleo" y la mayor tributación pagada sobre el lucro.

En 2012, Pertrobras terminó el año con un beneficio neto de 21.180 millones de reales (unos US$10.595 millones) y una disminución de ganancias de 36% en comparación con los números de 2011.

De acuerdo con el Plan de Negocios y Gestión 2013-2017, "la producción de crudo y gas natural en Brasil en 2013 debe quedar estable con relación a 2012, con menor nivel en el primer semestre por las paradas de producción para mantenimiento", citó Foster.

El aumento del precio del crudo y "nuestra eficiencia operacional" contribuirán a "la mejoría del flujo de caja", añadió la presidenta.

La facturación de Petrobras entre enero y marzo fue de 72.535 millones de reales (unos US$36.285 millones), 10% más frente al primer trimestre del año pasado.

En el mismo comparativo, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) ajustado bajó 2,00%, para los 16.231 millones de reales (unos US$8.119 millones).

Además de la disminución de la producción por las paradas para el mantenimiento de equipos, el balance se vio también afectado porque las importaciones de crudo y derivados aumentaron 13% en el primer trimestre, hasta los 860.000 barriles diarios.

Las acciones preferenciales de la compañía terminaron el día con ganancias de 0,47% en la bolsa de Sao Paulo, como respuesta a las proyecciones del mercado, que a pesar de las reducciones del beneficio neto y de producción que se esperaban confía en la recuperación de la empresa en los próximos meses.