Río de Janeiro. La brasileña Petrobras, la mayor empresa de Brasil, se impuso como meta estar entre las cinco grandes productoras de petróleo del mundo en 2030, para cuando completará una década con una media de producción de 4 millones de barriles de petróleo por día, informó hoy la compañía.

"Nuestro propósito es ser una de las cinco mayores productoras mundiales de petróleo, incluyendo no sólo las que tienen acciones en bolsa", afirmó la presidenta de Petrobras, María das Graças Foster, en una teleconferencia en la cual detalló el Plan Estratégico de la empresa hasta 2030.

Petrobras alcanzará en 2020 una producción de 4 millones de barriles diarios y mantendrá la misma hasta 2030, pero la ejecutiva aclaró que se trata de un promedio para un período de 10 años y que la producción pudiera ser mayor en 2030.

"Lógicamente habrá subidas y bajadas, pero no podemos crear expectativas de mínimos o máximos de producción. Tan sólo podemos prever un promedio", dijo.

El propio Plan de Negocios de la compañía para el quinquenio 2014-2018, aprobado anoche por la dirección de la empresa y que prevé inversiones por US$220.600 millones para el período, ya proyecta una producción mayor en 2020.

Según el plan de negocios, la producción de crudo de Petrobras crecerá este año un 7,5%, hasta 2,076 millones de barriles diarios, llegará a 3,2 millones de barriles diarios en 2018 y a 4,2 millones de barriles diarios en 2020.

El plan de negocios también prevé que la producción de petróleo y gas de la empresa saltará desde 2,32 millones de barriles diarios equivalentes en 2013 hasta 3,9 millones en 2018 y hasta 5,2 millones en 2020.

Igualmente prevé que la petrolera elevará su capacidad de refino desde 2,124 millones de barriles diarios de combustibles en 2013 hasta 3,9 millones de barriles diarios en 2020 y que mantendrá ese promedio hasta 2030.

El objetivo es garantizar la demanda brasileña de combustibles, que será en promedio de 3,7 millones de barriles diarios entre 2020 y 2030, según las previsiones, así como mantener el liderazgo de la empresa en la distribución de gasolina y diesel en el país.

"Con esos aumentos, Brasil garantizará su autosuficiencia de petróleo en 2015, para cuando ya no necesitará importar crudo, y la autosuficiencia en derivados en 2019, para cuando no necesitará las actuales crecientes importaciones de diesel", afirmó Foster.

Para cumplir esas metas, la empresa aprobó anoche un Plan de Negocios 2014-2018, el cual prevé que el 70% de las inversiones por 220.600 millones de dólares en el quinquenio serán dirigidas a la exploración y producción de petróleo.

Las inversiones previstas son un 6,8% inferiores a las incluidas en el Plan de Negocios 2013-2017 (US$236.700 millones) debido a que los recursos en 2013 fueron récord y para este año se prevé una disminución.

"Petrobras invirtió el año pasado 104.400 millones de reales (unos US$44.425,5 millones), valor un 24% superior al de 2012 y el mayor en la historia de la compañía", dijo Foster.

Para este año están previstas inversiones por 94.600 millones de reales (US$40.255,3 millones), con una reducción del 9% frente a 2013.

La inversión en exploración y producción de Petrobras hasta 2018 llegará a US$153.900 millones, pero, sumada a la de los socios en diferentes concesiones (US$44.800 millones), alcanzará un total de US$198.700 millones.

Foster explicó que el plan estratégico de Petrobras hasta 2030 tiene en cuenta nuevas variables, como una prevista desaceleración de la demanda mundial de petróleo, la posible autosuficiencia de Estados Unidos en gas en 2019 con el aumento de la producción de gas no convencional en ese país y una esperada caída en las importaciones estadounidenses de combustibles.

La ejecutiva calificó como "muy animadores" los resultados de la empresa el año pasado, cuando sus beneficios netos subieron un 11% frente a 2012 y se situaron en 23.570 millones de reales (unos US$10.068 millones).

Foster destacó principalmente los 46 hallazgos del año pasado que permitieron elevar las reservas probadas de la empresa hasta 16.600 millones de barriles.

"Tuvimos un éxito en la perforación de pozos del 75%, por encima de la media mundial, y ese índice fue del 100% en el presal", dijo.

El presal es un horizonte de explotación en aguas profundas del océano Atlántico por debajo de una capa de sal de dos kilómetros de espesor, en el que Petrobras concentra sus inversiones y que puede convertir a Brasil en uno de los grandes exportadores de petróleo del mundo.