Río de Janeiro. El gigante estatal de energía Petróleo Brasileiro, o Petrobras, no considera que su actual nivel de apalancamiento sea una amenaza para la calificación crediticia de grado de inversión de la compañía, dijo este martes el director general de finanzas de la firma, Almir Barbassa.

Los préstamos para financiar los planes de inversión de Petrobras aumentaron el coeficiente de deuda neta a capitalización de la compañía al 34% en el segundo trimestre, superior al 32% en el primer trimestre. Esto se acerca al límite autoimpuesto de la petrolera federal, de un 35%.

"Esto no es un detonador, un evento que vaya a provocar que la compañía pierda su grado de inversión", dijo Barbassa a analistas durante una conferencia telefónica.

"El límite del 35% fue establecido por la propia compañía. Se trata de un límite interno que es cómodo para la empresa", agregó Barbassa.

Petrobras espera también que la enorme oferta de acciones planeada para septiembre ayude a aliviar las preocupaciones respecto de la carga de deuda de la firma.