Sao Paulo. La compañía estatal brasileña Petrobras dijo este martes que suspendía las ventas de algunos de sus activos tras el dictamen del Tribunal Superior de Justicia acerca de que los procesos de privatización deben ser aprobados por el Congreso nacional.

"Los procesos competitivos para asociaciones en refino de Petrobras están suspendidos hasta nueva divulgación, tras una decisión cautelar del ministro Ricardo Lewandowski, del Supremo Tribunal Federal (STF), informó la petrolera en un hecho de relevancia.

La empresa reiteró que los procesos comprenden la enajenación del 60% de las refinerías Landulpho Alves (RLAM), en Bahía, y Abreu y Lima (RNEST), en Pernambuco, además de las refinerías Alberto Pasqualini (REFAP), en Rio Grande do Sul, y el presidente Getúlio Vargas (REPAR), en el estado de Paraná.

El proceso podría ocurrir por medio de la creación de subsidiarias y enajenación de sus acciones, englobando aún activos de transporte y logística integrados a estas unidades.

En una nota al regulador, Petrobras anunció que mientras evaluaba qué acciones legales tomar, decidía suspender la venta de sus refinerías, de la Transportadora Associada de Gas y también de la fábrica de fertilizantes Araucaria.

La compañía dijo también que está evaluando "medidas adecuadas en favor de sus intereses y de sus inversores".