Petroecuador iniciará el lunes 2 de mayo las negociaciones directas con las empresas que calificaron en primer lugar para mejorar y optimizar la extracción de crudo en los campos actualmente operados por la empresa estatal.

El directorio de la compañía aprobó el 21 de abril pasado el orden de prelación de las compañías seleccionadas para proporcionar los servicios integrados de recuperación mejorada de los campos maduros, en los cuales deberán desarrollar las inversiones.

La petrolera pública busca potencializar la producción de las áreas Shushufindi, Auca, Cuyabeno y Libertador, con el objetivo de recuperar entre un 7% y un 15% más de crudo por día, frente a los actuales 154.300 barriles.

El proceso abierto implica que Petroecuador escoja en primer lugar a una de las ofertantes, sin que ello indique que las otras queden descartadas. De ese modo, si la negociación con la empresa que ocupó el primer lugar no concluyen, la petrolera pública comenzará conversaciones con la siguiente compañía.

Para el área Shushufindi calificó la empresa Schlumberger (EE.UU.), para Auca la también estadounidense Baker Hughes, para Cuyabeno, Halliburton (EE.UU); y para el campo Libertador la ecuatoriana Sertecpet, la única oferente en esa área.

El área Lago Agrio –una de las más antiguas de la petrolera pública– no recibió ofertas. Y se analiza la posibilidad de que la estatal asuma directamente esa tarea.

Petroecuador informó que a partir del 2 de mayo la labor se concentrará en negociaciones técnicas, económicas y legales para los proyectos; en esas reuniones participarán técnicos de esa empresa, de Petroamazonas, de la Secretaría de Hidrocarburos y del Ministerio de Recursos Naturales.

Las comisiones de trabajo contarán con el asesoramiento de dos institutos el Incorporated Research Institutions for Seismology de Noruega y el Instituto Francés del Petróleo.

Petroecuador recordó que las empresas ganadoras financiarán la totalidad de las inversiones establecidas en la cartilla de priorización de las empresas, en donde debió constar el valor a desembolsar para aumentar la producción de los campos maduros.

El plan es subir la producción en dos periodos. Primero se efectuará un programa piloto que demorará cinco años y después la ejecución de la tecnología en los siguientes quince.