Cuyabeño. Le empresa petrolera de Ecuador, Petroecuador, dijo este lunes que limpiará áreas de la selva amazónica que están en medio de una larga batalla legal en la que se ordenó a Chevron pagar 18.000 millones de dólares en daños.

Los indígenas acusan a Texaco, comprada por Chevron en 2001, de arrojar sustancias peligrosas derivadas de la explotación petrolera en las décadas de 1970 y 1980 y dañar el medio ambiente, así como causar enfermedades y muertes en los habitantes de la zona.

En febrero, un juez ecuatoriano condenó a Chevron a pagar US$8.646 millones.

En la sentencia además se imponía a la petrolera pedir disculpas públicas a los afectados, caso contrario se duplicaba el monto impuesto a unos US$18.000 millones.

La saga legal de 18 años parece destinada a continuar después de que las dos partes apelaron.

"Son pasivos (ambientales) que están dentro de las áreas a nosotros asignadas, tenemos la obligación de limpiar", dijo a periodistas el gerente general de Petroecuador, Marco Calvopiña, quien agregó que limpiar las zonas no lleva a asumir responsabilidad por la polución.

"Nosotros vamos a realizar evidencias y constancias de todas las reparaciones que hagamos porque obviamente conocemos de que hay un juicio de por medio", destacó.

Calvopiña sostuvo que Petroecuador planea gastar más de US$70 millones para limpiar la polución en la selva amazónica, incluidas algunas áreas involucradas en el caso Chevron.

La compañía dice que Texaco cumplió con el plan de reparación ambiental antes de pasar las áreas a la pública Petroecuador, que sigue operando en la región.

Calvopiña señaló que Petroecuador no quiso esperar al final de la batalla legal porque la salud de los habitantes de la región está en juego.

"Es como que alguien fuera botando basura frente a su casa. En algún momento usted tiene que limpiar, remarcó.