El petróleo subió este miércoles por una caída de las reservas de gasolina en Estados Unidos y luego de que la Reserva Federal dijo que las tasas de interés se mantendrán bajas.

Tras una reunión de política monetaria que se prolongó por dos días, la Fed dijo además que este trimestre completará su programa de compra de bonos por US$600.000 millones según lo planeado.

El banco central dijo que, si bien los precios de la energía y de las materias primas están subiendo, sus efectos deberían ser transitorios. La afirmación arrastró al dólar a la baja, por lo que el petróleo y otras materias primas resultaron atractivos para los inversores.

En Londres, el crudo Brent cerró con un alza de 99 centavos, a US$125,13 por barril.

El petróleo estadounidense terminó con ganancias de 55 centavos, o del 0,49%, a US$112,76 por barril.

En una conferencia de prensa posterior, la primera en ser realizada por un jefe del banco central estadounidense, Ben Bernanke dijo que había "un poco menos de impulso en la economía" y proyectó un débil crecimiento de la producción en los primeros tres meses del año.

La continuación de la actual política monetaria de la Fed es considerada por los inversores como una señal positiva para la demanda de petróleo.

"Ya que la Fed está ignorando las presiones inflacionarias, esto sugiere una mayor presión a la baja en el dólar, lo que podría traducirse en precios más altos de las materias primas", dijo Tom Knight, operador de Truman Arnold en Texarkana, Texas.

El crudo fue impulsado más temprano cuando datos de la gubernamental Administración de Información de Energía (EIA) mostraron que las existencias de gasolina cayeron en 2,51 millones de barriles la semana pasada, a su menor nivel desde agosto de 2009.