Nueva York. El petróleo escaló el lunes casi 1% y alcanzó su máximo en un mes, alentado por el prolongado cierre de un oleoducto que transporta crudo desde Canadá a Estados Unidos, y también por la fuerte expansión de la demanda y la producción industrial en China.

El barril de crudo estadounidense para entrega en octubre subió 74 centavos, a 77,19 dólares el barril, su mayor precio de cierre desde el 11 de agosto. En Londres, en tanto, el crudo Brent subió 87 centavos, a 79,03 dólares el barril.

La línea 6A del oleoducto de Enbridge, que transporta crudo canadiense a refinerías de Estados Unidos y al crucial centro petrolero de Cushing, Oklahoma, permanecía cerrada el lunes mientras operarios trabajaban para reparar una fuga.

Aún no se ha fijado fecha para reanudar la operación en esa vía ni en otra más pequeña de Enbridge que fue cerrada hace seis semanas.

La debilidad del dólar y la fortaleza de los mercados bursátiles también ayudaban a disparar los precios del crudo el lunes.

"Creo que el alza de hoy ya viene desde el viernes, con lo del oleoducto de Enbridge. Las acciones estuvieron fuertes temprano y el dólar cayó frente al euro, lo que está dando soporte", dijo Richard Ilczyszyn, de Lind-Waldock en Chicago.

Datos económicos de China, el segundo consumidor mundial de petróleo, también apuntalaban los precios. Reflejando una aceleración de la actividad industrial, la demanda implícita de petróleo de China ascendió un 7,4% en agosto respecto del mismo mes del 2009.

"Los datos chinos fueron abrumadoramente positivos", dijo Ben Westmore, analista de materias primas de National Australia Bank. "China está en un aterrizaje suave después de todo el estímulo y las economías emergentes están creciendo con bastante fuerza. En términos de uso del petróleo, eso augura una demanda fuerte en los próximos meses", agregó.

La debilidad del dólar y la fortaleza de los mercados bursátiles también ayudaban a disparar los precios del crudo el lunes.

Las acciones estadounidenses avanzaron el lunes a un máximo de cinco semanas, y el índice S&P 500 se acercó a la parte alta del rango en que osciló durante el verano boreal, por las alentadoras cifras industriales en China y nuevas reglas bancarias mundiales.

La suspensión de los envíos en la línea 6A de Enbridge tiene el potencial de reducir los flujos de petróleo que van a Cushing en cerca de 300.000 barriles por día, según analistas de JP Morgan.

El huracán Igor se movía el lunes hacia el oeste en el océano Atlántico como una peligrosa tormenta categoría 4 y podría granar más fuerza durante el día, indicaron meteorólogos.

De momento, la tormenta no plantea una amenaza inmediata a las operaciones de energía de la región.