Singapur. El petróleo Brent permanecía estable por sobre los US$107 por barril este viernes, mientras temores sobre la salud fiscal de Estados Unidos y su impacto en el crecimiento de la demanda, ya mermada por una débil economía global, contenía las ganancias.

Estados Unidos corre el riesgo de caer en una recesión si no logra encontrar un compromiso para recortar su déficit antes de que en enero entren en efecto recortes de gastos y alzas de impuestos por US$600.000 millones.

Aquellas preocupaciones han pesado en los mercados financieros y llevaron al petróleo a oscilar en un rango de alrededor de US$7 esta semana, el más amplio desde fines de septiembre.

El crudo Brent cayó hasta los US$106,77 el barril, pero se recuperó levemente para operar con un avance de 1 centavo a US$107,26 por barril a las 1021 GMT. Se encamina a una ganancia de 1,5% en la semana.

El crudo en Estados Unidos caía 9 centavos a 85 dólares por barril, tras alcanzar un mínimo de 84,81 dólares.

Los inversores están preocupados además de cómo Estados Unidos abordará el problema del techo de su deuda, que necesita ser aumentado para evitar que el Gobierno se quede sin fondos para operar.

Sin embargo, los precios eran apoyados por datos de China, el segundo mayor consumidor mundial de petróleo, que mostraron que la producción industrial y las ventas minoristas de octubre superaron levemente las expectativas.

Las cifras ofrecieron mayor evidencia de que una recuperación cíclica ganó terreno el mes pasado después que la segunda mayor economía mundial sufrió en el tercer trimestre de este año su mayor periodo de desaceleración desde inicios del 2009.