Londres. Los futuros de petróleo Brent trepaban este lunes, lo que elevaba su prima frente al barril estadounidense a un récord, debido a la falta de cohesión dentro de la OPEP sobre la necesidad de un incremento de la producción y a los conflictos en Oriente Medio.

* Las preocupaciones por una esperada mayor demanda de crudo en el segundo semestre de este año, luego de que la Organización de Países Exportadores de Petróleo fracasara en su intento por elevar la producción, marcaban la fortaleza del Brent.

* El crudo Brent ganaba 66 centavos, a US$119,44 a las 1438 GMT, tras superar previamente la barrera de los US$120.

* Los futuros de crudo en Estados Unidos retrocedían 75 centavos, a US$98,54 por barril.

* El diferencial entre el crudo Brent y el estadounidense se amplió a un récord de US$21,6 por barril.

* El crudo estadounidense ha cotizado con un fuerte diferencial respecto al Brent este año debido a los crecientes flujos de crudo canadiense hacia la region de Cushing, Oklahoma, el punto de entrega de los contratos estadounidenses.

* "Los precios del Brent parecen reflejar los riesgos geopolíticos y las condiciones del mercado mundial, mientras que el crudo estadounidense se mantendría aislado de los eventos del mercado mundial como resultado de los elevados inventarios en Estados Unidos", dijo Christophe Barret de Credit Agricole.

* La mayor parte de la producción de Libia, un miembro de la OPEP que bombeaba 1,6 millones de barriles por día, se perdió con la guerra civil en la que cayó el país.

* En Siria, el presidente Bashar al-Assad seguía combatiendo a los disidentes que desafían su Gobierno.

* El Brent también respondía a la producción oficial de la OPEP, que quedó estable tras una reunión la semana pasada en la que sus miembros no lograron ponerse de acuerdo sobre una propuesta para elevar el bombeo, ante los altos precios del crudo.

* Arabia Saudita, el mayor exportador de petróleo del mundo, elevará su producción a 10 millones de barriles por día (bpd) en julio, dijo el viernes el diario saudita Al-Hayat, ya que Riad avanzará por su cuenta al bombear más crudo fuera de la política oficial de la OPEP.