Nueva York. Los futuros del petróleo cerraron con una leve alza este lunes, tras alcanzar durante la sesión un máximo de 26 meses, mientras el mercado tomaba una pausa tras los ascensos de la semana pasada.

El contrato del crudo dulce ligero para entrega en enero subió 19 centavos, o un 0,2%, a US$89,38 por barril en la New York Mercantile Exchange. El crudo Brent bajaba 4 centavos a US$91,38 por barril.

Los futuros del petróleo fluctuaron entre el terreno positivo y negativo el lunes, y fijaron un nuevo máximo de 26 meses de US$89,76 antes de retroceder.

"Parece que el mercado quiso poner a prueba el precio de US$90, pero no pudo romper la barrera y se hundió", dijo Jason Schenker, director de Prestige Economics en Texas.

El petróleo cerró al alza pese a la fortaleza del dólar. Hace unos momentos, el Índice del Dólar ICE, que sigue el desempeño de la moneda estadounidense frente a una cesta ponderada de divisas, subía a 79,557 desde los 79,159 previos.

La mayor fortaleza del dólar por lo general hacer caer los precios del petróleo debido a que los bienes básicos negociados en la moneda estadounidense se encarecen en otras monedas.

Asimismo, los mercados se fortalecieron el lunes luego que en una entrevista concedida al programa "60 Minutes" de CBS, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Ben Bernanke, dijera que era posible que la Fed destine más dinero para impulsar la economía tras anunciar el mes pasado un programa de compras de activos por US$600.000 millones, aunque eso dependería del panorama de crecimiento y de la inflación.

Los corredores fijarán su atención en el informe semanal de inventarios de crudo del Departamento de Energía, programado para el miércoles.

Analistas encuestados por Dow Jones Newswires esperan que los inventarios de crudo hayan caído en 1,3 millones de barriles en la semana culminada el 3 de diciembre. Una baja de los inventarios podría ofrecer apoyo adicional a los precios del crudo.

Asimismo, los analistas anticipan que los inventarios de gasolina hayan subido en 400,000 barriles, mientras que las existencias de destilados, que incluyen el combustible de calefacción y el diesel, habrían caído en 700.000 barriles. Asimismo, la tasa de ocupación de las refinerías subiría 0,9 puntos porcentuales a 83,5%.

Asimismo, el mercado también estará pendiente esta semana de una reunión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo en Quito, Ecuador.

El contrato a enero de la gasolina reformulada para mezcla con oxígeno, o RBOB, cayó 1,04 centavos, o un 0,4%, a US$2,3417 el galón. El contrato a enero del combustible de calefacción perdió 1,17 centavos, o un 0,5%, a US$2,4757 el galón.