Nueva York. Los contratos a futuro sobre el crudo cerraron al alza el jueves luego que varios informes señalaran que una moratoria para los nuevos permisos de exploración petrolera marítima sería ampliada para incluir las operaciones en aguas poco profundas.

Una prohibición más amplia fue negada posteriormente por el Departamento del Interior, que incluye al Servicio de Administración de Minerales (MMS), ente a cargo de los permisos para las operaciones marítimas. The Associated Press había informado que un correo electrónico del MMS había indicado que no se emitirían permisos "sin importar la profundidad del agua".

La semana pasada se anunció una moratoria a las perforaciones en aguas profundas. La prohibición tendría poco impacto sobre la producción petrolera actual, pero podría reducir la producción en hasta 350.000 barriles diarios de petróleo y gas en el 2015.

El contrato sobre el crudo para entrega en julio subió US$1,75, o un 2,4%, a US$74,61 por barril en la New York Mercantile Exchange, su nivel de cierre más alto desde el 12 de mayo. El contrato del crudo Brent en la ICE ascendió US$1,66, o un 2,3%, a US$75,41 por barril.

Los precios en el mercado ya registraban alzas luego que la Administración de Información de Energía, el brazo estadístico del Departamento de Energía de Estados Unidos, informara de una caída de 1,9 millones de barriles en los inventarios de crudo durante la semana que finalizó el 28 de mayo, mientras que analistas encuestados por Dow Jones anticipaban un incremento de 200.000 barriles.

Los inventarios de gasolina cayeron en 2,6 millones de barriles, más de tres veces la proyección de una disminución de 700.000 barriles.

En ambos casos, los inventarios permanecen muy por sobre los niveles promedio, lo que presenta la posibilidad de que los inventarios continúen incrementándose durante el verano, en contra de las expectativas de un ajuste de inventarios debido a la mayor demanda. El último indicador ayuda a aliviar esos temores.

Mientras tanto, los futuros principales se han estabilizado dentro de un rango estrecho, de alrededor de US$70 a US$75 por barril.

"Estamos en un nuevo rango de negociación", dijo Addison Armstrong, analista de Tradition Energy en Stamford, Connecticut. "Las cifras de inventarios no fueron suficientemente convincentes como para cambiar eso".