Nueva York. Los futuros del petróleo cerraron el viernes al alza tras registrar máximos de siete semanas ante las preocupaciones de que un sistema de tormentas que se está desarrollando en el Golfo de México pueda interrumpir las operaciones de producción precisamente en momentos en que la demanda de gasolina está ganando tracción.

El contrato de crudo para entrega en agosto subió US$2,35, o el 3%, a US$78,86 el barril en la New York Mercantile Exchange, su nivel de cierre más alto desde que finalizó en US$79,97 por barril el 5 de mayo. El contrato del crudo Brent para entrega en agosto que se negocia en la ICE avanzó US$0,70 a US$77,17 por barril.

Los futuros sobre la energía han reaccionado en el pasado a las amenazas para la región del Golfo de México, una fuente clave de petróleo para Estados Unidos.

Aunque aún es demasiado pronto para saber si un sistema de tormentas que se halla cerca de México tocará tierra cerca de la costa del Golfo, el principal centro de refinación de Estados Unidos, la región de baja presión está siendo observada de cerca debido a que esto podría interrumpir los esfuerzos de BP para contener el derrame de crudo.

El Centro Nacional de Huracanes informó el viernes que existe una probabilidad del 80% de que el sistema, que se está moviendo hacia la península de Yucatán en México, se convierta en un ciclón tropical en las próximas 48 horas.

"Nadie quería irse a casa con posiciones al descubierto ene l petróleo con una tormenta produciéndose en el Caribe", dijo Matt Zeman, director general de la firma de negociación LaSalle Futures Group en Chicago.