Sala de Inversión.  Este miércoles los contratos a futuro de petróleo operan por tercer día con una baja superior a un dólar. Esto se da previo a la publicación de los inventarios en los Estados Unidos y ante la preocupación de que la situación financiera en China pueda impactar al crecimiento del segundo mayor consumidor de petróleo a nivel mundial.

El West Texas Intermediate (WTI) para entrega en abril opera en US$98,24, perdiendo US$1,76, mientras que el crudo de referencia Brent cotiza en US$107,68, lo que se traduce en una baja de 86 centavos respecto al cierre anterior, según detalla el reporte de Infosel.

La situación financiera en China ha impacto a los mercados globales este miércoles, debido a que el Banco Central del país asiático anunció que está dispuesto a recortar las reservas si el crecimiento económico se tambalea.

El martes, el Instituto Americano del Petróleo (API, por sus siglas en inglés) indicó que para la semana que terminó el siete de marzo, los inventarios en los Estados Unidos de crudo aumentaron 2,6 millones de barriles.

Mientras que los suministros de productos destilados presentaron un descenso de 800.000 barriles y los inventarios de gasolina bajaron 2,2 millones de barriles.

Por su parte, los analistas de Platts prevén un incremento de 2,3 millones de barriles para los inventarios de petróleo, un descenso de 1.8 millones de barriles para los suministros de gasolina y una caída de 900.000 barriles para los productos destilados.

La Administración de Información y Energía (EIA, por sus siglas en inglés) dará a conocer el dato oficial a las 10:30 horas, tiempo de Washington.

Por otra parte, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) elevó este miércoles su estimación de crecimiento de la demanda en 50.000 barriles diarios, debido a un mayor consumo en Norteamérica, así como en Europa y África, de esta manera la organización espera que el total de la demanda sea de 91,1 millones de barriles por día un crecimiento de 1,14 millones respecto al año pasado.

Sin embargo, la organización establecida en Viena destacó en su reporte mensual que un punto clave para este crecimiento de la demanda global será el ritmo de crecimiento de las economías emergentes.