Nueva York. El petróleo caía el viernes por debajo de los US$73 el barril luego de que el dato de empleo en Estados Unidos no cumpliera las previsiones del mercado y atenuara el optimismo sobre la recuperación económica en el principal consumidor mundial de combustibles.

A las 1347 GMT, el crudo estadounidense para entrega en julio cedía US$1,66, a US$72,95 el barril, luego de haber tocado un máximo de US$75,42. El crudo Brent de Londres bajaba US$1,26, a 74,15 centavos.

El crudo estadounidense saltó 2,4% en la sesión anterior, a US$74,61, su máximo de cierre para un contrato a un mes desde el 12 de mayo, apoyado por estadísticas que muestran que los inventarios de crudo cayeron la semana pasada más que lo pronosticado.

Las nóminas de empleo no agrícolas en Estados Unidos subieron en 431.000 puestos en mayo, menos que lo anticipado por los analistas, y con el aporte de la contratación que hizo el gobierno para realizar un censo de la población.

El empleo privado, un barómetro de la fortaleza del mercado laboral, disminuyó con fuerza. "Estábamos esperando un mayor crecimiento en el empleo privado y la cifra luce relativamente débil", dijo Christophe Barret, analista petrolero de Credit Agricole. "Estamos atravesando un periodo de crecimiento relativamente lento en Estados Unidos y eso explica por qué los precios del petróleo han caído", agregó.

Los mercados bursátiles globales bajaban con fuerza tras la divulgación del dato de empleo estadounidense, mientras que el dólar subía apoyando en los temores de que una recuperación económica más lenta a la esperada pueda afectar el apetito por riesgo.

Las preocupaciones sobre condiciones de financiamiento más complejas en Europa y el impacto de una política fiscal austera sobre el crecimiento podrían restar fuerza al incipiente resurgimiento en la toma de riesgo.