Nueva York. Los contratos a futuro del petróleo alcanzaron este viernes un nuevo máximo de dos años, al tiempo que un débil informe de empleo en Estados Unidos no lograra apaciguar los temores sobre un posible ajuste en la oferta mundial del crudo.

El contrato del crudo dulce ligero para entrega en enero subía US$1,07, o un 1,2%, a US$89,07 por barril en la New York Mercantile Exchange.

El crudo Brent escalaba 55 centavos a US$91,24 el barril en la ICE de Londres, tras alcanzar su precio más alto desde octubre de 2008.

El Departamento de Trabajo informó durante la mañana que las nóminas de empleo no agrícola crecieron en 39.000 en noviembre, lo que se compara con un incremento de 172.000 empleos durante el mes previo. La tasa de desempleo, por su parte, se ubicó en el 9,8%, un aumento frente al 9,6% del mes anterior.

Pese al informe del viernes, las cifras económicas de Estados Unidos han estado mejorando y no se espera que la demanda en China, el segundo mayor consumidor de crudo del mundo, decaiga a pesar de los esfuerzos del gobierno por desacelerar la economía.

En tanto, los indicadores de oferta y demanda en el mercado del petróleo han mejorado. Los inventarios de crudo en Estados Unidos han caído desde los máximos de 27 años registrados en septiembre.

El contrato a enero de la gasolina reformulada para mezcla con oxígeno, o RBOB, caía 0,02 centavos a US$2,3551 el galón. El contrato a enero del combustible de calefacción ascendía 3,46 centavos a US$2,4892 el galón.