Nueva York. Los futuros del petróleo suben este martes al tiempo que superaron brevemente los US$90 por barril, mientras los operadores siguen preocupados por posibles interrupciones en el suministro debido al cierre de un importante oleoducto en Alaska.

El contrato del crudo dulce ligero para entrega en febrero subía 51 centavos, o un 0,5%, a US$89,81 el barril en la New York Mercantile Exchange, tras haber superado brevemente los US$90,00. El contrato del crudo Brent para entrega en febrero escalaba US$1,27 a US$96,97 por barril en la ICE Futures.

Se prevé que el oleoducto Trans Alaska, que fue cerrado el sábado debdio a una filtración, reanude sus operaciones a fines de esta semana.

Las refinerías de la costa oeste de Estados Unidos, que dependen en gran medida del petróleo que reciben por este oleoducto, no deberían verse afectadas por el cierre. Sin embargo, cualquier retraso podría provocar la interrupción del suministro.

"Una vez que sepamos cuánto demorará la reparación, la mayor parte de las compras habrán terminado", dijo Peter Beutel, analistas del sector petrolero de Cameron Hanover, en una nota de investigación.

El contrato a febrero de la gasolina reformulada para mezcla con oxígeno, o RBOB, subía 0,60 de centavo a US$2,4603 el galón. El contrato a febrero del combustible para calefacción ascendía 3,26 centavos, o un 1,3%, a US$2,5887 el galón.