Londres. Los precios del petróleo se hundían a mínimos de cinco años y medio el martes, profundizando una caída de un 5% en la sesión previa luego de que se intensificaran las preocupaciones sobre un superávit global de suministros.

* El petróleo Brent caía un 3% por debajo de US$52 por barril dado que la reducción del precio mensual de venta de crudo a compradores europeos por parte del mayor productor de la OPEP, Arabia Saudita, agudizó las preocupaciones sobre un exceso de suministros.

* Aunque Arabia Saudita elevó el precio de venta de crudo a clientes en Asia, algunos analistas dijeron que el recorte en los valores para Europa refleja la férrea defensa del reino a su cuota de mercado.

* Esto se sumaba a los datos del fin de semana que mostraron que la producción de crudo de Rusia alcanzó máximos tras la era soviética en el 2014 y que las exportaciones de Irak, el segundo mayor productor de la OPEP, registraron su nivel más alto desde 1980.

* El petróleo Brent llegó a caer a US$51,23 por barril el martes, su menor nivel desde mayo del 2009. El contrato se negociaba en US$51,31 a las 0942 GMT, una caída de US$1,80.

* El petróleo en Estados Unidos se transaba en US$48,54, una caída de US$1,50, luego de bajar a US$48,47, su menor nivel desde abril del 2009.

* El nerviosismo sobre la incertidumbre política en Grecia se sumaba a la ya tambaleante economía de la zona euro, generando dudas sobre la demanda de energía en Europa y agudizando el sentimiento negativo.

* Además, el avance del índice dólar por sexto mes consecutivo en diciembre ha encarecido el valor del petróleo en moneda estadounidense para los tenedores de otras unidades, debilitando los precios.

* Las existencias comerciales de crudo y productos en Estados Unidos habrían subido en la semana al 2 de enero, mostró el lunes un sondeo preliminar de Reuters, lo que podría presionar aún más los precios.

* Algunos economistas esperan que los bajos precios del petróleo alienten el poder de compra de consumidores y apuntalen a la economía global, aunque la caída de más de un 50% en los precios del crudo desde junio también ha generado temores de deflación.