Londres. El petróleo subía más de US$2 por barril este martes, con un alza dal crudo Brent a casi US$113, después de que Goldman Sachs elevó sus previsiones para el contrato del Mar del Norte, citando un fuerte crecimiento de la demanda de combustible.

* El banco de inversión de Estados Unidos elevó su proyección del Brent para fin de año a US$120 por barril desde US$105 y su cálculo del 2012 a US$140  desde US$120, diciendo que la creciente demanda de combustible reducirá las existencias globales y tensará la capacidad de producción ociosa de petróleo de la OPEP.

* El banco, que en abril había anticipado la corrección mayor de los precios del petróleo que tuvo lugar este mes, había dicho el 7 de mayo que el crudo podría superar sus máximos recientes hacia el 2012.

* El crudo Brent para julio avanzó US$2,47, a un máximo de US$112,57 por barril, antes de recortar la ganancia a US$112,25 a las 1324 GMT.

* El crudo estadounidense ganaba US$2,12, a US$99,82.

* Goldman Sachs es una de las instituciones más influyentes en el mercado global de petróleo y sus recomendaciones son seguidas de cerca por sus varios miles de clientes, así como por otros inversionistas.

* Otros analistas también tenían un panorama alcista para los valores del crudo, pero algunos apuntaron a presiones que limitarán un mayor avance significativo en el corto plazo.

* "Veo los precios cotizando al alza y a la baja en los próximos 2 a 3 meses antes se trepar de nuevo en el cuarto trimestre", dijo Simon Wardell, analista de Global Insight.

* Las acciones, los bonos, el oro y el euro caerían en los próximos tres meses, luego de que concluya la segunda ronda de compra de bonos de la Reserva Federal de Estados Unidos, mostró un sondeo de Reuters a 64 analistas y gerentes de fondos la semana pasada.

* Morgan Stanley divulgó un panorama similar al de Goldman Sachs, al elevar su proyección del crudo Brent para el 2011 a US$120 por barril respecto de los US$100 calculados anteriormente, y aumentar su objetivo del 2012 a US$130 desde US$105.

* La pérdida de alrededor de 1,5 millones de barriles por día de la producción de crudo de Libia y la firme demanda de las economías emergentes causarán un ajuste de inventarios en el segundo semestre del año, agregaron analistas del banco en un reporte.