El barril petrolero venezolano subió por quinta semana consecutiva para marcar un nuevo máximo desde agosto del 2008, al promediar US$108,29, debido a las preocupaciones por la provisión de crudo y la debilidad del dólar, dijo este viernes el ministerio de Energía.

La cesta local de crudo y derivados ganó US$0,99 centavos entre el 18 y el 22 de abril, en medio de una semana signada por la volatilidad.

"Los precios petroleros (...) se estuvieron moviendo en un ambiente dominado por la preocupación por los suministros de algunos países productores, la debilidad del dólar y las expectativas en cuanto al ritmo de recuperación de la economía global", dijo el ministerio.

La moneda estadounidense cayó esta semana a su menor nivel en tres años, en medio de preocupaciones sobre la deuda soberana de Estados Unidos, mientras el oro alcanzó máximos históricos y los precios del crudo permanecieron altos.

Por su parte, la conflictiva situación de Libia, uno de los principales productores de petróleo de Africa, tendía al "estancamiento" mientras las tropas del líder Muammar Gaddafi sitiaban la ciudad rebelde de Misrata, dijo el máximo oficial del Ejército estadounidense.

El petróleo venezolano acumula un precio de US$106,67 por barril en abril, mientras en lo que va de año se sitúa en US$94,09, más del doble de los US$40 que usó el gobierno como referencia para elaborar su presupuesto.

En las últimas cinco semanas, el barril venezolano ganó US$10,72, un alza del 11%.