Unos $9.000 millones (US$1.430 millones) en inversiones directas estima levantar Petróleos de Venezuela (Pdvsa) este año, con el objetivo de aumentar la capacidad de producción petrolera, dijo el presidente de la estatal, Rafael Ramírez a periodistas.

El alto funcionario señaló que esta es una posibilidad real, toda vez que 2014 será de crecimiento de la economía, al tiempo que recordó que la actividad petrolera es reproductiva para todos los sectores y rubros.

Ramírez reitera que durante 2013 se lograron acuerdos exitosos con cinco de los principales socios privados de Pdvsa por $9.975 millones (US$1.585 millones), precisamente al momento de suscribir uno de los pactos que habían quedado pendientes con la española Repsol por $1.200 millones (US$190 millones) para aumentar la producción en la empresa mixta Petroquiriquire.

Informó, además, que la corporación hindú Reliance Industries manifestó formalmente su intención de obtener el 11% de participación que dejó la empresa petrolera malaya Petronas en el proyecto Petrocarabobo en la Faja Petrolífera del Orinoco.

Asimismo, aseguró que están avanzando “firmemente” con la empresa argentina Pluspetrol, que mostró interés en el 40% que negocia la norteamericana Harvest en el proyecto Petrodelta. Ramírez señaló que este puede incrementar la producción en unos 100.000 barriles por día de manera muy rápida, pues ya se trabaja en el desarrollo de infraestructura.

También se refirió a los proyectos de financiamiento de la Faja, de los cuales cada uno requiere de desembolsos por $1.500 millones (US$238 millones) por parte de Pdvsa, por lo que es importante que los socios entren con apalancamiento; de allí que se les abrió la posibilidad de traer capitales a tasa Sicad.

El también ministro de Petróleo y Minería destacó que en la Faja del Orinoco se están extrayendo 1.230 millones de bpd, y afirmó que antes de la nacionalización del sector petrolero se producían 650.000 bpd.

“Esta es un área donde crece mucho la producción, y todo esto estará concentrado en crear las condiciones para que se produzca hacia el futuro”, indicó.

“Somos uno de los países que está concentrando más inversión directa en la actividad petrolera, y eso es una realidad que puede demostrar nuestra capacidad, y va a ayudar a la percepción de nuestra economía”, dijo entusiasta el alto funcionario.

También las pequeñas

Pdvsa también estudia acordar desembolsos con empresas más pequeñas como las locales. Mencionó el caso específico de Suelopetrol, cuyo acuerdo de financiamiento tiene como norte elevar la producción en la Costa Oriental del Lago, en Zulia.

Deuda razonable

Ramírez, también vicepresidente del Área Económica, al ser consultado en torno a que la nueva deuda contraída podría dar señales negativas al mercado, destacó que cada año Pdvsa va cancelando sus compromisos.

De hecho, recordó que “la deuda va por encima de los $40.000 millones (US$6.358 millones), y que hubo una reducción de deuda el año pasado, pero para quien pueda tener dudas o preocupaciones, debo recordar que somos una empresa en expansión, y cuya relación deuda-patrimonio está en niveles confortables para nosotros”, dijo.

Ramírez afirma que hay que continuar con los esfuerzos, toda vez que el sector petrolero es el motor del impulso de la Faja del Orinoco y se está en máximas tensiones para alcanzar las capacidades.

Sobre la salida de Petrovietnam de la Faja o la eventual paralización de la producción, el alto funcionario aseguró que recibieron una carta en buenos términos por parte de la directiva de la compañía vietnamita, en la que mostraban el interés de continuar la relación de negocios.

“Tal vez Petromacareo está en una de las áreas más difíciles por su lejanía, y es lo que nos está pasando. En algunos sitios tenemos una mayor eficiencia porque tenemos mayor disponibilidad de logística y de recursos. No es lo mismo producir en el área de Morichal en Carabobo, que ir a producir a San Diego de Cabrutica”, reconoció Ramírez.

Este es uno de los grandes retos que se debe plantear la petrolera, han insistido los socios de Pdvsa, al tiempo que el alto funcionario indica que deben crearse las condiciones para que la producción siga aumentando.

Para este año, afirmó, la meta es alcanzar un bombeo de 3,3 millones de barriles por día, mientras que el objetivo hacia el horizonte de 2019 es lograr una cifra de 6,0 millones de bpd.