El Observador de Uruguay. La australiana Petrel Energy (principal accionista de Schuepbach International) retomará los trabajos de exploración de hidrocarburos en el norte del país entre abril y mayo.

En ese lapso la compañía espera tener resueltos dos temas claves: uno financiero y otro logístico. Para iniciar la perforación de un tercer pozo se necesitan invertir entre US$2 millones y US$4 millones.

Luego de cinco años en que la ejecución del proyecto en Uruguay estuvo bajo control de la estadounidense Schuepbach Energy (hoy accionista minoritario), Petrel Energy pasará a ser la cara visible y único financiador del proyecto.

Entre 2012 y 2017 Schuepbach Energy International invirtió unos US$25 millones en tareas de exploración dentro de los bloques Salto y Piedra Sola, de los cuales alrededor de US$18 millones fueron aportados por Petrel Energy.

La compañía australiana sostiene que durante estos años Schuepbach Energy aportó menos dinero de lo que se había comprometido inicialmente. Incluso Petrel Energy debió recurrir a un fondo de contingencia para cubrir gastos de los que su socio no se hizo cargo, dijo a El Observador una fuente al tanto del proceso.

Ahora la petrolera estadounidense acordó no seguir participando en el proyecto como socio inversor. En ese escenario es que Petrel Energy busca hacerse de fondos frescos para continuar con su programa en Uruguay. En una primera etapa tendrá que desembolsar unos US$4 millones para la perforación de un nuevo pozo en Tacuarembó y termina otro en Salto.

La australiana busca sumar nuevos socios para el desarrollo del proyecto en el mediano y largo plazo, cuando se demanden mayores desembolsos de dinero. En un principio el piso de aportes será de unos US$3 millones.

Ese financiamiento está siendo gestionado con sus accionistas actuales y los fondos estarán disponibles en el correr de abril, aseguró la compañía este viernes durante un desayuno de trabajo en el Hotel Radisson Victoria Plaza.

La fuente vinculada a la compañía dijo a El Observador que el hecho de que Petrel se encuentre buscando fondos, no significa que no posea liquidez o recursos suficientes para financiar las etapas futuras del proyecto, el cual "no corre riesgos de continuidad", aseguró.

"Los fondos se van recabando a medida que se van generando necesidades puntuales de financiamiento para completar las fases del programa. Petrel, por ser una compañía listada en la Bolsa de Valores de Australia, procede a recabar fondos de esta forma",explicó.

Añadió que la petrolera es "económica y patrimonialmente sólida", y tiene proyectos en España y Canadá, por lo que incluso llegado el momento si necesitara financiación de urgencia podría vender esos activos.

En paralelo, la australiana busca sumar nuevos socios para el desarrollo del proyecto en el mediano y largo plazo, cuando se demanden mayores desembolsos de dinero. En un principio el piso de aportes será de unos US$3 millones.

Petrel mantiene negociaciones con inversores extranjeros, pero también retomó conversaciones con inversores privados uruguayos que anteriormente ya habían manifestado interés en asociarse.

Consultado por El Observador, el CEO de Petrel Energy, David Casey, negó que el alejamiento de Schuepbach Energy como socio inversor responda a los magros resultados alcanzados hasta ahora en el programa de exploración.

Según supo El Observador, una de las razones responde a dificultades financieras que enfrenta la firma estadounidense y que de hecho le han impedido realizar los aportes a los que se había comprometido por contrato.

Por otro lado, el ejecutivo indicó que "es muy temprano" para decir si existen yacimientos de petróleo o gas en condiciones de ser comercializados. El nuevo pozo empezará "lo antes posible", dijo, pero esgrimió que existen dificultades logísticas por resolver. Los tubos que se emplean para realizar las perforaciones provienen de Argentina, pero por medidas sindicales que afectan la actividad de los proveedores, la llegada de esos insumos está retrasada.

¿Qué pasó hasta ahora en el norte? En octubre pasado la compañía anunció el descubrimiento de hidrocarburos en el pozo Cerro Padilla al noreste de Paysandú. Empero, en noviembre informó que el petróleo producido en ese lugar era "insignificante y claramente no comercial".

En diciembre se suspendieron los trabajos para revisar operaciones y estrategias. Por ese entonces se había perforado un segundo pozo (Cerro de Chaga), y por una falla geológica se generaron problemas de estabilidad en el pozo.

En febrero la empresa anunció al gobierno uruguayo su intención de seguir invirtiendo en Uruguay. El plan prevé terminar el pozo Cerro de Chaga en Salto y realizar otras dos perforaciones: una cerca de Curtina en Tacuarembó (370 metros), y otra en Cañada Fea (1.400 metros) en Salto.

Sancionada por derrame de lodo. La Dirección Nacional de Medio Ambiente (Dinama) sancionó en enero a la empresa Petrel Energy por el derrame de productos químicos (lodo) durante las primeras perforaciones en búsqueda en Cerro Padilla (Paysandú). La perforación tuvo "un impacto de muy baja magnitud", según la Dinama, aunque alguna de las infiltraciones pudo haber ocasionado una contaminación "muy superable a lo esperable".