París/Aberdeen. Total enfrentaba un mar agitado y vientos fuertes este lunes mientras la compañía de petróleo y gas se preparaba para enviar hombres y equipos a luchar contra una fuga de gas de más de una semana en su plataforma Elgin, en el Mar del Norte.

La compañía francesa, que está gastando US$1 millón por día en los esfuerzos para tapar la pérdida, planea movilizar plataformas de perforación de dos yacimientos cercanos, enviar por aire técnicos y hasta dos vehículos de inspección submarina para verificar el mejor sitio para perforar pozos de alivio.

"Ambas naves (de inspección) actualmente están esperando condiciones marítimas óptimas para poder ser emplazadas", dijo Total, generando preocupaciones de que las operaciones de alivio se posterguen, ya que los pronósticos meteorológicos mostraban niveles de viento aún más fuertes para este lunes por la tarde.

La empresa enviará técnicos propios por aire a la plataforma en los próximos días, dijeron fuentes del sector.

Si resulta exitosa una primera visita a la plataforma, Total planea enviar más ingenieros para el final de la semana, para comenzar a inyectar lodo en el pozo a fin de detener la fuga de gas, dijeron las fuentes de la industria.

Los trabajadores deberán vestir equipos especiales con oxígeno y usen detectores de gas para protegerse de los peligros en las instalaciones.

Total tenía programado reunirse con el regulador de salud y seguridad (HSE, por su sigla en inglés) de Gran Bretaña este lunes para discutir los riesgos involucrados en el envío de personas a la plataforma.

En tanto, un ejecutivo declaró que Total no tenía conocimiento de ningún procedimiento legal de las autoridades británicas en relación con la pérdida.

El 25 de marzo, los 238 trabajadores fueron evacuados de la plataforma a 240 kilómetros de la costa escocesa y se estableció una zona de exclusión de dos millas alrededor del sitio, mientras que los barcos bomberos están en alerta cerca del lugar por si se produce una explosión.

El sindicato que representa al personal de la plataforma Elgin se opone a los planes para enviar un equipo de ingenieros de crisis a la plataforma con el argumento de que es demasiado peligroso debido a la cantidad de gas en la zona.

"Creemos que esta es una táctica altamente peligrosa. Incluso la caída de un martillo podría hacer estallar el gas. Todo esto tendría que ejecutarse a la perfección", mencionó un representante del sindicato que pidió no ser identificado.

Total también planea perforar dos pozos de alivio para impedir que el gas se filtre desde la parte superior de la plataforma.

La compañía dijo que suspendería las operaciones de perforación a unos pocos kilómetros de distancia, en sus campos de Fettercairn y West Franklin, para poder usar las plataformas y perforar dos pozos de alivio en la instalación que sufre la fuga.

Total contrató un equipo de expertos internacionales para que asesoren a la compañía sobre cómo sellar la fuga, entre ellos a la firma estadounidense de bomberos e ingeniería Wild Well Control, que ayudó a lidiar con el derrame de BP en el Golfo de México en el 2010 y con los incendios petroleros en Kuwait en 1991.

La empresa estimó su pérdida operativa neta de la fuga en US$1,5 millones por día, pero dijo que no podría dar una estimación general del costo del impacto.

Total había detectado los primeros indicios de problemas en Elgin un mes antes del inicio de la fuga, cuando subió la presión en un pozo que había sido tapado el año pasado.

Incluso unas horas antes de la evacuación, la operadora había dicho a los trabajadores que una pérdida era imposible, rechazando las preocupaciones planteadas por los técnicos de la plataforma semanas antes del incidente, dijo la semana pasada un gremialista.