Quito.  La petrolera anglo francesa Perenco Corp. está analizando la decisión ecuatoriana de cancelar sus contratos en el país andino y espera que un tribunal ordene el pago de una compensación.

El titular regional de Perenco, Rodrigo Márquez, declaró a Dow Jones Newswires que expertos determinarían el valor de los perjuicios causados a la compañía.

Márquez dijo que el gobierno ecuatoriano debería compensar a Perenco por expropiar sus campos y por la recaudación ilegal de impuestos.

El ejecutivo declinó decir que monto debería alcanzar la compensación.

Esta semana, el gobierno declaró la caducidad de los contratos de los Bloques 7 y 21 y del campo unificado Coca Payamino y dejó la operación en manos de la estatal Petroamazonas.

Las autoridades ecuatorianas tomaron control de los campos de la petrolera en julio del año pasado, frente a la negativa de la privada de pagar una deuda tributaria de unos US$327 millones.

Para compensar la deuda, el Estado embargó unos 8 cargamentos de crudo de la francesa con lo que, según las autoridades, se recuperaron unos US$287 millones dejando un saldo pendiente de unos US$80 millones adicionales.

Con información de Dow Jones Newswires