Londres. La petrolera Rockhopper, que opera en las Islas Malvinas, dijo este martes que el último pozo en su controvertida campaña de perforación en el archipiélago del sur del Océano Atlántico resultó estar seco.

La empresa británica dijo que el pozo 14/10-8, diseñado para hallar más petróleo en su complejo Sea Lion, halló apenas 123 metros de crudo.

Sin embargo, Rockhopper dijo en una declaración que "el espesor de las reservas halladas en el pozo han incrementado la confianza de la empresa de que es probable la presencia de un depósito de alta calidad en otras zonas (...) del complejo Sea Lion," dijo Rockhopper en una declaración este martes.

Con los datos nuevos, la empresa incrementó sus estimaciones de recursos para el complejo en un 19%, a 1.300 millones de barriles para el caso medio.

"Si bien el resultado de 14/10-8 es decepcionante, el incremento del recurso en el lugar (...) es positivo para el desarrollo comercial del yacimiento," dijeron analistas de Evolution Securities.

Rockhopper intenta recaudar fondos para respaldar un proyecto de US$2.000 millones en la zona, pero necesitará demostrar que hay suficiente crudo viable para justificar la inversión.

La situación de la empresa se complica aún más por tensiones geopolíticas en el Atlántico sur, donde su presencia en el territorio administrado por Gran Bretaña irrita a Argentina, que reclama su soberanía sobre las Islas Malvinas.

El pozo seco ahora será cerrado y abandonado, dijo la empresa.

Las acciones de Rockhopper subían un 9%, a 185,5 peniques este martes.