Moscú. La petrolera estatal rusa Rosneft pagará US$1.000 millones por acceder al bloque venezolano Carabobo 2 y podría aliarse con un socio para desarrollar el proyecto, publicó el sábado el diario financiero ruso Kommersant.

La petrolera estatal venezolana Pdvsa confirmó que se asociaría con Rosneft, el principal productor ruso de petróleo, para trabajar en el bloque Carabobo 2, en la faja de crudo pesado en el sur del Orinoco.

Las partes no revelaron detalles sobre el acuerdo, que se alcanzó durante una visita del principal funcionario petrolífero de Rusia, el viceprimer ministro Igor Sechin.

Rosneft entregará la cifra inicial de US$600 millones por el derecho a desarrollar el campo petrolero, con un pago de US$400 millones para continuar después de que se tome una decisión de inversión, dijeron fuentes cercanas al acuerdo, según fueron citadas por Kommersant.

El diario dijo también que Pdvsa tendrá 60% del emprendimiento, mientras que Rosneft, con una participación de un 40%, podría buscar un socio que lo ayude a desarrollar el proyecto.

"Bien podría ser nuestro socio estratégico, ExxonMobil. Ese paso se ve como algo lógico", dijo una fuente de Rosneft, según la cita del diario.

En agosto, Exxon Mobil Corp y Rosneft firmaron un acuerdo para extraer petróleo y gas del Artico ruso, en el pacto corporativo más significativo entre Rusia y Estados Unidos desde que el presidente estadounidense, Barack Obama, iniciara una campaña para mejorar los lazos.

La oficina de prensa de Rosneft no quiso hablar con Kommersant sobre los detalles del acuerdo. Una fuente cercana a Exxon dijo al diario que no había discusiones con Rosneft sobre una posible alianza en Venezuela.

Rosneft además es una de las cinco compañías rusas de un consorcio que trabaja con Pdvsa para desarrollar el bloque Junín 6 de la faja del Orinoco.

Carabobo 2 había sido una de los últimos grandes emprendimientos conjuntos en ser licitado en el Orinoco, donde el miembro sudamericano de la OPEP está poniendo sus esperanzas para futuros incrementos en la producción.

Actualmente, Exxon está participando en un arbitraje multimillonario contra Pdvsa.

Exxon busca ser compensado por la nacionalización de sus activos en el 2007, cuando el presidente socialista de Venezuela, Hugo Chávez, redujo a las petroleras extranjeras a sociedades minoritarias en proyectos en la Faja del Orinoco.