París/Londres. La petrolera francesa Total descartó este miércoles los temores a una explosión en su plataforma Elgin en el Mar del Norte, a pesar de que el gas natural está saliendo a menos de 100 metros de una llamarada que quedó encendida cuando los trabajadores se vieron forzados a evacuar el sitio.

La instalación se ubica a 240 kilómetros de la costa este de Escocia y el gobierno británico refirió que la flama debe seguir ardiendo para evitar que aumente la presión por el exceso de gas.

Sin embargo, una consultora de la industria energética dijo que la plataforma podría convertirse en "una explosión a punto de ocurrir" si la petrolera no detiene rápidamente la fuga de gas.

Las acciones de Total cayeron el 7% en los últimos dos días, aunque algunos analistas dijeron que por ahora la fuga de gas costas afuera de Escocia no parecía ser tan seria como el derrame de petróleo que causó el desastre de Deepwater Horizon de BP en el 2010, el peor derrame marítimo de petróleo en la historia.

Un portavoz de Total UK, la filial británica de la firma, dijo que la llamarada estaba en una plataforma distinta a la de la fuga, aunque a una corta distancia.

"La llamarada sigue ardiendo pero no representa un riesgo. La fuga está en la plataforma de la cabeza de pozo y la llamarada está en la plataforma de procesamiento, servicio y alojamiento. Hay una distancia de 90 metros entre las dos", declaró el portavoz.

Total dijo este miércoles que espera que la flama se extinga por sí sola. La compañía buscará maneras de apagar la llamarada si esto no ocurre.

El gerente de la división de salud, seguridad y medio ambiente de Total, David Hainsworth, manifestó a la cadena televisiva BBC que la prioridad ha sido la seguridad de los 238 operarios de la plataforma cuando fue evacuada el domingo.

Hainsworth refirió que la llamarada seguía ardiendo, al agregar que "no creemos que se haya reducido en volumen", sin embargo, no pudo estimar cuánto tiempo tomará extinguir la flama.

En tanto, el gobierno británico dijo que la llamarada seguía ardiendo como parte del sistema de seguridad que fue activado durante la evacuación para agotar el exceso de gas.

"En este momento, el viento se está llevando la nube de gas lejos de la llamarada y las condiciones de clima se mantendrían estables en los próximos días", puntualizó un portavoz de Departamento de Energía y Cambio Climático.

"Esperamos que la presión sea tal que la llamarada se apague naturalmente por si sola, aunque Total no da esto por sentado", agregó.

Un portavoz de Total en París dijo que se seguía evaluando una solución para bloquear la fuga y que era "una cuestión de días (...) No identificamos con precisión la causa del incidente", sostuvo.

El ministerio de Energía británico dijo que Total está considerando dos opciones para contener la fuga: la perforación de un pozo de alivio que permitiría que el flujo de gas se detenga o el bloqueo del pozo con lodo pesado.

El martes, la firma advirtió que detener la fuga de gas podría demorar seis meses en un accidente, lo que hizo que salte a la palestra la seguridad en la producción de energía en el extremo británico del Mar del Norte.

Analistas estiman que los costos de Total por la emanación de gas en la plataforma Elgin fluctuarían entre US$150 y US$2.700 millones, dependiendo de cuánto tiempo le tome a la compañía controlar la fuga.

No obstante, en el peor escenario de una explosión en la instalación, los costos podrían ascender a al menos US$10.000 millones, sin incluir posibles sanciones ambientales, refirieron.