La Paz. Las petroleras privadas que operan en Bolivia pidieron al gobierno abrir nuevos mercados para invertir en exploración.

Afirman que los incentivos para el sector, que serán incluidos en los nuevos contratos, deben ser consensuados y que el precio del gas boliviano aún es competitivo.

Pozo. Técnicos abren la válvula del pozo RGD-22 en Río Grande (Santa Cruz) que contiene nuevas reservas de gas.

Así lo informó el presidente de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE), Carlos Delius, a tiempo de recordar que al efectuarse el contrato de venta de gas a la Argentina se suscribió el mismo teniendo como base de exportación sólo un campo y que posteriormente se descubrieron y desarrollaron otros.

“Todo lo que se tiene descubierto (en materia de gas) se está desarrollando para atender los mercados de exportación (...). Nadie explora sin mercados; salvo que se tenga una muy buena posibilidad de tener líquidos y ése no es el caso de Bolivia”. En este sentido, “se necesita un mayor horizonte de exportación con Brasil más allá del 2019 y posicionar, de alguna manera, al país en el mercado mundial del gas natural”, sostuvo.

La presencia del gas boliviano en el exterior se ampliará “únicamente” transportando el recurso hasta las costas del continente para su comercialización. Por otro lado, agregó, Chile no deja de ser un cliente potencial.

Con respecto al Gas Natural Licuado (GNL) que se comercializa en el exterior a precios bajos, Delius indicó que por el momento éste “no representa una amenaza para el gas boliviano” puesto que el país tiene la posibilidad de producir gas “a un costo técnico bajo”.

El sistema de gasoductos que tiene el país con Brasil y Argentina permitirá que el gas boliviano sea “competitivo”, manifestó.

Sin embargo, advirtió, el recurso seguirá siendo competitivo cuando se den las condiciones necesarias para el desarrollo de la actividad hidrocarburífera en Bolivia y se aproveche la infraestructura de transporte.

El país “no tiene una prospectividad en líquidos muy buena y lo más probable es que sigamos descubriendo más gas”.

Desafíos. El Estado y la CBHE deben trabajar de forma conjunta “para encontrar las condiciones que puedan efectivizar el desarrollo” del sector y para que Bolivia se inserte nuevamente como líder en la provisión de gas para la región.

“Cada día se tiene una aproximación más grande y un entendimiento mutuo de las necesidades de ambas partes”. No obstante, “el Estado tiene que tomar la inversión en exploración con cuidado porque poner en riesgo esos recursos implicaría dejar de atender las necesidades de todos los bolivianos”, señaló.

“El gran desafío de Bolivia para los próximos años (...) es aumentar sus mercados de gas y hallar proyectos viables para industrializarlo”, afirmó Carlos Delius.

‘Ley debe adecuarse al mercado’. El presidente de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE), Carlos Delius, indicó este lunes que la nueva Ley de Hidrocarburos “debe ser flexible y adecuarse a las condiciones del mercado internacional”.

De esta manera, manifestó, se definirán los porcentajes de impuestos que se puedan cobrar en el sector y los costos reembolsables reconocidos, entre otros. “Tenemos que ser flexibles para poder atraer más inversión de la que se tiene hoy”, precisó.