La Paz. La Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE) realiza gestiones para que el gobierno modifique la estructura de la renta petrolera para incentivar la inyección de nuevos capitales al sector.

En ese marco, las empresas petroleras privadas que operan en Bolivia tendrían una mayor participación en los ingresos por la exportación del gas natural dentro de la nueva Ley de Hidrocarburos.

Así lo informó ayer en Santa Cruz el presidente de la Cámara Boliviana de Hidrocarburos y Energía (CBHE), Carlos Delius, tras la clausura del "Cuarto Congreso Internacional Bolivia Gas & Energía. Retos y Oportunidades".

El ejecutivo remarcó que las nuevas condiciones de inversión para el sector privado deben estar "claramente" establecidas en la nueva Ley de Hidrocarburos.

“Bolivia ha logrado —dentro de este proceso de cambio— una captura muy importante de la renta petrolera (82%) y si en algún lugar se van a ajustar (los incentivos para las empresas) va a ser en la renta petrolera. (Eso), uno lo puede ver como un incentivo o como una adecuación a las realidades económicas que se presentan en el mercado. Para competir, alguien va a tener que tomar menos (participación) y trabajar más barato”, dijo Carlos Delius.

Actualmente, los campos cuya producción es superior a 100 millones de pies cúbicos diarios (Mmpcd) entregan el 82% del valor para el Estado (18% de regalías y participaciones, 32% de Impuesto Directo a los Hidrocarburos, IDH, y 32% a través de una participación adicional para YPFB), y 18% para las compañías.

Sin embargo, tras la puesta en vigencia de los contratos petroleros firmados en octubre del 2006, no está claro si YPFB sigue recibiendo el 32% de participación adicional.

El ministro de Hidrocarburos, José Luis Gutiérrez, informó que la elaboración de la nueva ley del sector ya tiene “un buen avance” y que se prevé iniciar la socialización de la misma hasta fin de año.

A decir de Delius, lo importante es tener “algo modificable y adecuable” a las nuevas condiciones que se presentan en el mercado internacional de gas natural.

“Necesitamos un esquema variable que maximice la renta boliviana a través del incremento de volúmenes de producción y también manejando la participación (...).

Encontramos un muy buen nivel de comprensión (en el gobierno) y, seguramente, así se lo está haciendo conocer a otros inversores internacionales. Estamos esperando y ése es el camino que vamos a tomar”, aseguró.

El 9 de agosto, el presidente Evo Morales recordó que el incremento del PIB al primer trimestre de esta gestión (3,26%) se explica gracias a la nacionalización de los hidrocarburos.

En el período 2000-2005 la participación estatal en la renta petrolera fue de $us 600 millones, mientras que entre el 2006 y el 2010 ésta alcanzó a US$2.500 millones, es decir, un promedio anual de crecimiento de alrededor del 400%.

El ‘shale gas’ aún no es amenaza para Bolivia. La incursión en el mercado de recursos energéticos no convencionales como el Gas Natural Licuado (GNL) y el gas no convencional (shale gas) no representan, en el corto y mediano plazo, una amenaza para los ingresos por exportación de gas natural del país. Bolivia no realizará estudios sobre las potencialidades del shale gas en territorio nacional al menos en los próximos cinco años.

“Seguimos en la era dorada del gas. Esto tranquiliza las expectativas del sector (hidrocarburífero), puesto que es el pilar de la economía boliviana”, expresó el ministro de Hidrocarburos y Energía, José Luis Gutiérrez, a tiempo de brindar las conclusiones del seminario realizado en Santa Cruz.

“Primero, expandiremos las operaciones en gas y petróleo. Eventualmente se harán los estudios y análisis correspondientes, pero al momento el costo (para la explotación del shale gas) es muy elevado”, dijo Gutiérrez.

Sin embargo, agregó, estos recursos no convencionales serán considerados en las políticas de desarrollo.