Houston. Los productores de petróleo y gas en Estados Unidos reanudaban este lunes la producción que se mantuvo cerrada ante el paso de la tormenta tropical Don, que se disipó poco después de tocar tierra en Texas el fin de semana.

La Oficina de Administración, Regulación y Ejecución de Energía Oceánica dijo que se mantenía suspendida la producción de 31.964 barriles de petróleo por día (bpd) de petróleo, o casi 2,3% del total del Golfo de México, frente a los 84.072 bpd, o 6% de la producción, del domingo.

Además, se mantenía interrumpido el bombeo de 46 millones de pies cúbicos por día de gas natural, o 0,9% del total, frente a los 186 millones, o 3,5% de la producción, del domingo, refirió la agencia.

Shell Oil Co reanudó el domingo sus operaciones y elevó su bombeo este lunes, dijo la portavoz Kelly OpDeWeegh.

La petrolera Apache Corp también reinició sus actividades y su producción, al destacar que no hubo daños en ninguna plataforma a causa de la tormenta, dijo el portavoz Bill Mintz.

En tanto, Exxon Mobil Corp dijo que reanudó la producción de hidrocarburos que se mantuvo suspendida por la tormenta, y que volvió a enviar a su personal a sus plataformas en el Golfo de México.

"Hemos reanudado las operaciones y estamos elevando la producción al maximo nivel", dijo el portavoz Patrick McGinn.

Otras compañías que evacuaron a sus operarios y cerraron su bombeo ante el paso de Don también volvieron a enviar a su personal a las plataformas y reiniciaron la producción, entre ellas Chevron Corp y Anadarko Petroleum Corp.

Del 28 de julio a este lunes se había perdido un total de 530.337 barriles de petróleo y 1.050 millones de pies cúbicos de la producción de gas natural por Don, según datos de la agencia.

El golfo representa casi el 30% de la producción de petróleo de Estados Unidos y 12% de la de gas natural.

El Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos dijo el lunes que un sistema tropical cerca de las Antillas Menores tiene 80% de probabilidades de convertirse en un ciclón tropical en los próximos dos días. El sistema se llamaría Emily si se fortalece en una tormenta o en un huracán.