Bogotá. La petrolera canadiense Petrominerales paralizó temporalmente más de un tercio de su producción de crudo en Colombia por protestas de manifestantes contra la industria, que piden empleos en los pozos, inversión social y el cumplimiento de parámetros ambientales.

Petrominerales, el cuarto mayor productor de crudo del país, precisó que la interrupción se inició a la media noche de este miércoles y afectará el bombeo de alrededor de 15.000 barriles de crudo por día. Actualmente, la petrolera produce 40.000 bpd.

Según la petrolera, este martes en la noche, grupos de personas ajenas a la compañía bloquearon ilegalmente las vías cerca de los campos Corcel y Guatiquía, en los llanos orientales del país, sin interrumpir la producción.

Los alcaldes de las comunidades aledañas a los campos petroleros hicieron un llamado a los manifestantes para levantar los bloqueos, tras un encuentro en Bogotá entre funcionarios de Petrominerales y del gobierno, en el que se acordó una reunión entre las partes de este martes para estudiar las demandas de los pobladores.

"Hago la solicitud a mi comunidad de que hagamos un margen de espera y que cesemos las vías de hecho hasta el martes, cuando nos sentemos con los funcionarios del ministerio y de la compañía", dijo Alfonso Medina, alcalde de Barranca de Upía.

En tanto, el vicepresidente de Servicios y Logística de Petrominerales, Rubén Cano, expresó que la reactivación del bombeo de los pozos podría demorar un par de días luego de se levanten las manifestaciones.

"Una vez que se levanten los bloqueos va a tomar un tiempo porque hubo daños en la vía (...) puede tardar de dos a tres días mientras se vuelven a reactivar los pozos", afirmó.

Enfrentamientos. Por su parte, Isnardo Lozano, secretario general de la Unión Sindical Obrera (USO), el mayor sindicato petrolero del país, dijo a Reuters que la protesta en esta ocasión es contra la contaminación ambiental y la falta de inversión social en la zona, además de la negativa a contratar personas locales.

Ante los bloqueos y enfrentamientos entre los manifestantes y la Policía, Petrominerales retiró a parte de su personal de las áreas afectadas.

Se trata del más reciente episodio de protestas contra instalaciones de compañías petroleras, en medio del auge del sector de hidrocarburos en el cuarto mayor productor de crudo de América Latina.

Las acciones de la petrolera alcanzaron a caer temprano un 1,6% en la bolsa colombiana, a 56.100 pesos, y un 2%, a 30,95 dólares canadienses, en Toronto, para recuperarse al final de la sesión.

Otras petroleras, como la también canadiense Pacific Rubiales, han sufrido recientemente el bloqueo de las carreteras de acceso a sus campos por parte de los pobladores de las regiones para presionar por la contratación de trabajadores locales.

Pero las compañías han argumentado que los pobladores no tienen la suficiente capacitación para ser empleados en los campos.

Se estima que Colombia recibirá este año inversión extranjera directa por unos US$12.000 millones, de los cuales la mayoría es dirigida al sector de hidrocarburos y de minería, en medio de las mejores condiciones de seguridad implementadas en los últimos años.

Además de las manifestaciones, recientemente se han recrudecido los ataques de la guerrilla izquierdista contra la infraestructura petrolera, así como el secuestro de trabajadores y contratistas de las compañías del sector.