Petropar compró, en forma directa, para la Industria Nacional de Cemento (INC) de Monte Alegre SA 30.000 m3 de fueloíl, por US$29.610.000.

Según la especificación técnica no le serviría a la cementera. Por una extraña razón, Petropar cambió la viscosidad 500, el máximo pedido por INC, por 800.

En un documento la adjudicada aclara que solo puede proveer fueloíl de 800, inservible para la INC.

Por resolución de Petropar del 19 de enero último (Nº 40/12), la petrolera resuelve aprobar la excepcionalidad y adjudicar la contratación, por vía de la excepción, para la adquisición de fueloíl para la Industria Nacional de Cemento, con la que firmó el año pasado un acuerdo para encargarse de la contratación de los proveedores del combustible utilizado en el horno de clínker de la cementera estatal.   

El olor a negociado salió cuando, sugestivamente, la petrolera estatal modificó en forma unilateral las especificaciones técnicas requeridas por la INC.

De acuerdo con  los antecedentes, en los dos primeros llamados de la licitación Petropar pidió un fueloíl con una viscosidad de 500, que es el máximo que utiliza la INC, pero para el tercer llamado, y sin consultarle a la cementera, modificó la especificación técnica a través de una adenda del 29 de diciembre, y solicitó viscosidad de 800.

Llamativamente, este tipo de combustible es el único que puede entregar en el lapso comprendido entre  febrero a abril la firma adjudicada, Monte Alegre SA, empresa presidida por Conrado Hockle.    

De acuerdo con  la carta-oferta enviada a Petropar por Monte Alegre SA el pasado 12 de enero, cuatro días hábiles antes de ser adjudicada, la compañía refiere que para entregar entre febrero y abril tiene disponible fueloíl con viscosidad cinemática a 50 ºC, máxima de 800, la que no le sirve a la INC, y lo que confirma que proveerá a Petropar un combustible inservible.    

Al respecto, la cementera en varias ocasiones advirtió a la petrolera estatal que el horno de Vallemí no podría utilizar este fueloíl con viscosidad 800, porque en este caso se precisaría de un calentador especial que la INC no posee, y la situación se complicaría aún más en temporada invernal.       

Debido a esta enérgica reacción del titular de la cementera estatal, Édgar Acosta, Petropar vuelve a modificar las especificaciones técnicas para la adquisición del fueloíl, y dispone nuevamente, a través de una adenda del 5 de enero, cambiar a 500 la viscosidad del derivado de petróleo.

No obstante, según el documento, la carta oferta presentada a Petropar por parte de la firma adjudicada admite que solo puede proveer el fueloíl con viscosidad 800 entre los meses de febrero a abril, mientras que a partir de abril y mayo refiere que tendrá disponible el fueloíl de 500, lo que confirma que le entregará en los primeros envíos cargas del combustible que no le servirán a la INC.   

A su turno, el titular de la INC indicó que en el caso en que Petropar le provea un fueloíl de 800, lo rechazarán.    

Por otro lado, a principio de diciembre del año pasado, cuatro camiones con cargas de fueloíl entregadas por esta misma empresa fueron rechazadas, tanto por Petropar como INC, porque el fueloíl suministrado no se adecuó a las especificaciones técnicas requeridas.