Asunción. El titular de Petropar, Sergio Escobar, informó que Pdvsa aceptó el plan propuesto por la estatal paraguaya para iniciar el canje de la deuda con una operación fiduciaria y la compra de bonos venezolanos. Sin embargo, Venezuela se tomará unos dos meses para emitir su postura al respecto.

Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa) tardaría al menos dos meses “para verificar y analizar” la solvencia de los bancos paraguayos que intermediarán en la operación fiduciaria y en la compra de bonos venezolanos, a través de la cual Petropar pretende amortizar su millonario pasivo, de casi US$300 millones.

Mientras, el titular de la petrolera estatal paraguaya Sergio Escobar divulgaba que “fueron excepcionales los logros obtenidos” en las negociaciones de la deuda con las autoridades de Pdvsa, la realidad no sería tal, ya que lo único que aceptó Venezuela es la posibilidad de que los bancos paraguayos puedan intervenir en la operación, sustituyendo a entidades bancarias extranjeras, como fue establecido en principio por el ex titular de Petropar, Juan Alberto González Meyer.

De acuerdo a lo expresado por Escobar, según la propia carta orgánica de Pdvsa, se le exige a la venezolana a analizar la solvencia de los bancos paraguayos que intervendrán en la operación y determinar si las mismas reúnen los requisitos para que participen de la operación.

Llama la atención que un ente petrolero, que no tiene condiciones ni competencia para analizar si un banco es solvente o no, sostenga que primeramente deben analizar esta situación.

Según lo expresado al titular de Petropar por el vicepresidente de Pdvsa, Asdrúbal Chávez, este “estudio” que desarrollarán para “averiguar y analizar a los bancos paraguayos” les llevará al menos unos 30 días, y piden otros 30 días más para constituir el fideicomiso, por lo que Petropar indefectiblemente perderá al menos dos meses más para concretar el principal mecanismo de pago de su polémica deuda. Mientras tanto, seguirán corriendo los intereses moratorios que los venezolanos vienen aplicando al abultado pasivo, que originalmente fue de US$ 286 millones.

Sobre el pago inicial que hará Petropar de US$20 millones, anunciado también como un logro por Escobar, cabe apuntar que el mismo ya formó parte del acuerdo del 29 de abril último, concretado por González Meyer.

Si bien Escobar destacó como “logro” de su viaje a Caracas, Venezuela, la posibilidad de la intermediación de bancos de plaza en la operación fiduciaria, contradictoriamente también refirió que Pdvsa podría terminar por rechazarla.