Asunción. Se vislumbra un negro panorama en la provisión de gasoíl de Petropar, con retaceos en las entregas a emblemas que se extenderán hasta la quincena de octubre. Este jueves abrieron una licitación, que declararán desierta, por altos precios.

El “cupeo” que estableció Petropar desde este martes último en la provisión de gasoíl a los emblemas no se solucionaría en forma inmediata, como el ente comunicó a las distribuidoras, sino que la medida continuará hasta al menos la primera quincena de octubre.

El cuadro se complica atendiendo a que una licitación realizada este jueves por Petropar fracasó por los altos precios recibidos en concepto de premio (margen de rentabilidad pretendido por los intermediarios), lo que acentuará el faltante, considerando que este proceso sería declarado desierto.

De acuerdo al acta de la sesión pública virtual, de la subasta a la baja electrónica de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas presentaron sus ofertas solo dos proveedoras: Petróleo Brasileiro SA (Petrobras) y Glencore International AG, siendo la menor cotización la de la empresa brasileña, con un plus o premio pretendido de US$ 58,7/m³, lo que representa un sobreprecio de US$ 21,7/m³, si la comparamos con la última licitación de gasoíl de Petropar, que fue adjudicada a Trafigura Beheer BV un por US$ 37/m³.

De este modo continuarían los problemas en el suministro, hasta tanto se enlacen con las cargas que corresponden a la anterior licitación adjudicada a la proveedora Trafigura, en el proceso realizado hace un poco más de un mes.

Ineficiencia absoluta

Este nuevo inconveniente en el abastecimiento por parte de Petropar denota su enorme incapacidad para garantizar el normal abastecimiento de un producto básico para el país, en coincidencia con el inicio de la zafra sojera, nuestro principal rubro de cultivo, siendo su única función hasta el momento, la de importar combustibles.

Entre los motivos del escaso volumen de gasoíl con que cuenta hoy la petrolera se encuentra su falta de previsión y de coordinación logística, por su inutilidad manifiesta, y a la falta de suscripción de nuevos contratos con Petróleos de Venezuela SA (PDVSA). En efecto, nuestro diario publicó el 14 de setiembre último, que la petrolera caribeña dejó de enviar gasoíl a Petropar, tras un sorpresivo y llamativo corte en el abastecimiento a Petropar.