Asunción. Apenas en unos pocos meses se terminaron de utilizar los fondos correspondientes al rubro “pasaje aéreo” (que debió servir para un ejercicio fiscal), ante los numerosos viajes que realizan las principales autoridades de la petrolera estatal, a costa del erario público. Adjudicaron, en julio, por valor de G. 350 millones a la empresa Inter Express SA (representada por Ronald Birks), pero la cifra quedó incluso corta ante tantos “paseos” del “nuevo rumbo”, se quejaron fuentes internas del ente.

Por citar un ejemplo, en el reciente viaje que emprendieron a Tailandia, el titular de Petropar, Rómulo Campos, y su excompañero de la Shell –hoy asesor de gerencia general–, Daniel Aparicio Rossi Udrízar, gastaron G. 100 millones para los pasajes aéreos, y con viático de unos G. 300 millones, según las mismas fuentes. No se supo ni el objetivo ni la utilidad que tuvo el referido viaje para los contribuyentes.

La gerente general, Catherine Vargas, también excompañera de Campos en la Shell, es una de las principales viajeras de la petrolera, y son incontables los viajes que realiza. Hace apenas unos pocos días retornó de los Estados Unidos.

Puede verificarse en la página web de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNSC) otro montón de adquisiciones y contrataciones descabelladas, tanto por la utilidad de las obras y/o contrataciones, como por los altos precios abonados. Aparecen los G. 16.090 millones que pagará Petropar para la contratación de una empresa de recursos humanos, que tendrá a su cargo la contratación de personal, incluso violando la ley de la Función Pública.

Entre las innumerables licitaciones convocadas por la petrolera estatal, en lo que va del año, llama la atención que solo en café se gasten en el ente G. 28,8 millones, o que el alfombrado del piso 15 (entre otros) de la oficina central ubicada sobre la calle Chile, y utilizada para la gerencia comercial, representó para los contribuyentes la friolera de G. 107 millones. A esto se suma que contrataron el servicio de provisión de corona de flores, por G. 28.800.000.

Otra licitación que representó para el pueblo paraguayo G. 350 millones es la licitación para la “contratación de servicio de consultoría para el diseño y estudio de factibilidad de una flota propia para el transporte fluvial de combustible de Petropar”. Se trata de un viejo y cuestionado proyecto de administraciones anteriores, pero igual pagaron por una consultoría la alta cifra citada, al Consorcio Comycsa y Asociados, representado por el Ing. Julio Vicente Ullón Espínola.

La nombrada “megalicitación” por G. 16.090 millones, para contratar personal en Petropar y que favoreció a la firma Dynamus Marketing SA, representada por Rodolfo Teodoro Fiegelist Nielsen, es otro símbolo del despilfarro. El presidente de Petropar, Rómulo Campos, no respondió nuestras llamadas hechas para intentar conocer su versión.