El presidente de Petropar, Sergio Escobar, viajará a Caracas, Venezuela, la próxima semana, para reunirse con los ejecutivos de Pdvsa, de modo a intentar definir la modalidad de pago de su abultada deuda vencida, que viene arrastrando con la estatal venezolana. El monto bordea los US$300 millones.

Petropar intentará obtener el “visto bueno” de Petróleos de Venezuela SA (Pdvsa) para que acepte la intervención de un banco local en la operación de fideicomiso y adquisición de los bonos venezolanos, de modo a iniciar los pagos por la deuda vencida que arrastra, por la compra de combustibles, y algunos casos de supuesta corrupción.    

Escobar adelantó que se descarta la intervención del banco suizo-francés Societé Generale y volvió a ratificar que tampoco formará parte de la operación ningún banco de las Bahamas, “porque ahí no hay ley”, dijo. En ambos casos, tanto la participación del banco suizo-francés, como la operación de entidades ubicadas en las Bahamas,  figuraban en el plan inicial planificado por el ex titular del ente, Juan Alberto González Meyer.

Consultado sobre qué pasaría si la venezolana no acepta la intervención de la entidad bancaria local, Escobar refirió que entonces harán cumplir el acuerdo firmado por  González Meyer, quien firmó un acuerdo con Pdvsa el 29 de abril último, que establecía un mecanismo de pago con diferentes desembolsos en distintos periodos de tiempo. Refirió que es un hecho que Petropar abone en forma inmediata los US$20 millones establecidos en dicho pacto.

Otras promesas de pagos establecidas corresponden a importantes desembolsos, como los US$66 millones a pagarse en 2014, comprometido por  González Meyer y su entonces asesor jurídico, Adolfo Ferreiro, además de figurar otros pagos sucesivos de US$66 millones, tanto en el  2015, 2016 y  2017, a  una tasa de interés en dólares  del 4%. Al respecto Escobar aclaró que en un anterior encuentro con las autoridades de Pdvsa se acordó la reducción de este interés del 4 al 2%.

Para el presidente de Petropar el citado calendario de pagos establecido por la administración anterior no implicará que la  estatal paraguaya no pueda amortizar su pasivo antes de la fecha consignada. “Nuestro pago inicial será de US$20 millones, y posiblemente abonemos otros US$20 millones antes de fin de año, pero queremos aprovechar la facilidad ofrecida por Pdvsa.

Más adelante, el funcionario destacó  que Petropar se encuentra en condiciones de abonar unos US$ 60 millones en forma inmediata, en el caso de definirse el mecanismo de pago.

Por otro lado, la entidad bancaria que había ofrecido a Petropar el menor porcentaje en concepto de comisión por el servicio de intermediación del fideicomiso, es el banco BBVA, que le ofertó 2,5% por la intervención, aunque destacó a la vez Escobar que el principal pedido que realizarán a Pdvsa es que acepte la intervención   bancaria local,  de modo a transparentar el proceso. Si no aceptan el banco local, realizarán las amortizaciones según el calendario de pagos pactado por González Meyer, aunque seguirán buscando otros bancos internacionales, que no sean los cuestionados inicialmente. En Petropar insiste en el fideicomiso porque sostienen que así logrará reducir importantes montos en la compra de los bonos.