Sao Paulo. La petroquímica brasileña Braskem dijo este miércoles que acordó con la petrolera estatal venezolana PDVSA recortar inversiones en una planta en el país caribeño y retrasar otro proyecto.

Braskem dijo que ahora invertirá US$500 millones, desde los US$1.000 millones planeados originalmente, en la planta de polipropileno Propilsur, con capacidad de producción de 450 millones de toneladas anuales.

La gigante brasileña también reveló que consideraría relocalizar el proyecto para que estuviera más cerca del complejo de refinación de Paraguaná, en el oeste de Venezuela.

Ambas compañías también acordaron retrasar un año la construcción del proyecto de polietileno Poliamerica para revisar opciones de materias primas más económicas, dijo Braskem.