París. Las críticas del gobierno de Francia a los planes de recorte anunciados por PSA Peugeot Citroen debilitaron a la automotriz francesa e incluso la dejaron vulnerable a ofertas hostiles de adquisición, dijo el presidente de la compañía, Thierry Peugeot, en una entrevista con el diario Le Figaro.

"Estamos preparados para aceptar las críticas, pero hay límites", declaró Thierry Peugeot al periódico francés, en respuesta a las sugerencias del gobierno del presidente Francois Hollande de que la empresa había mentido sobre sus planes.

"Los ataques que la compañía ha sufrido tienen un efecto inmediato sobre las percepciones (de los inversores)", indicó el presidente de la firma según lo citó el diario, en referencia a la caída de la acción de Peugeot tras anunciar el 12 de julio el recorte de 8.000 empleos y el cierre de una planta.

Consultado sobre si temía un intento de adquisición hostil, agregó que "todo es posible, por eso tenemos que actuar".