París. Los planes de reducción de costos de PSA Peugeot Citroen llevarían a que se pierdan miles de empleos más, dijeron este martes los sindicatos, mientras la automotriz busca comprar la participación de Fiat en una planta compartida en el norte de Francia.

Peugeot convocó a representantes del personal para discutir la disolución del emprendimiento de Sevelnord en un encuentro el 11 de julio, un día antes de que los ejecutivos de la firma informen al consejo de trabajo sobre recortes más amplios que incluirían el cierre de una planta cerca de París.

La segunda automotriz europea dijo a los sindicatos la semana pasada que estaba preparando medidas de reducción de costos, que se sumarían a las ya anunciadas en febrero en el marco de un plan de ahorros de 1.000 millones de euros (US$1.261,6 millones).

La situación de Peugeot se ha deteriorado desde el año pasado, cuando su división de autos pasó a arrojar pérdidas, castigada por su exposición al mercado francés y a otras plazas europeas golpeadas por la crisis de deuda.

Estos planes de ahorro adicionales incrementarían el número de recortes de empleos en Peugeot a entre 8.000 y 10.000 puestos de trabajo desde los 6.000 anunciados en noviembre del año pasado, según estimaciones del sindicato.

"Ese es un cálculo del sindicato", dijo el dirigente del sindicato Force Ouvriere Christian Lafaye, señalando que la estimación está basada en "cálculos muy coherentes".