El ingeniero Augusto Ríos Tonina, en representación de la asociación “Ciudadanos contra la Corrupción”, solicitó el miércoles, por nota, a la Contraloría que realice un examen especial del costo del acueducto que se construye en el Chaco Central. El motivo de la petición es el aumento de US$30 a US$90 millones.

Ríos Tonina recordó que en marzo de 2011 finalizó un examen similar que entonces determinó que el acueducto no debía costar más de US$30 millones.

En esa ocasión también se hablaba de que el financiamiento de tan importante obra provendría de una donación del gobierno de España.

Sin embargo, el acueducto se construye actualmente por US$90 millones y está a cargo del consorcio formado por las empresas ABH SA, Taivo SA y Constructa SA.

De acuerdo con la nota presentada a Contraloría, el ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones (MOPC) nunca explicó el aumento del costo de la obra en 200%, ni si existen estudios de factibilidad que garanticen que el acueducto, tal como está siendo construido, sirva a los fines para los cuales ha sido pensado, agregó.

“Esta es una obra muy controversial, porque el agua tendrá que bombearse contra pendiente y el diámetro de las tuberías que se colocan no es el ideal”, explicó Ríos Tonina.

Reinicio de trabajos. Esta semana se reinician los trabajos de construcción del acueducto, luego de que el MOPC ordenara su suspensión la semana pasada tras detectar en una fiscalización que los caños estaban siendo colocados de una forma diferente a la establecida en el pliego.

El consorcio no dio explicaciones sobre esta arbitraria modificación hecha sin autorización del MOPC, pero dijo que se hará cargo del costo de desenterrar 11 kilómetros de tubería y volver a colocarla.