Río de Janeiro. Cinco senadores brasileños anunciaron el jueves que solicitarán formalmente a la Procuraduría General (Fiscalía) que investigue a la presidenta Dilma Rousseff por su papel en un mal negocio realizado en 2006 por la petrolera estatal Petrobras.

Rousseff, en calidad de ministra de la Presidencia e integrante del Consejo de Administración de Petrobras, autorizó a la estatal a comprar parte de una refinería en Texas (EE.UU.), que rindió grandes pérdidas a la empresa y ahora ha sido cuestionada por supuestas irregularidades. 

La solicitud de investigación fue presentada por los senadores Pedro Simon, Randolfe Rodrigues, Rodrigo Rollemberg, Cristóvam Buarque y Ana Amélia Lemos, entre oficialistas y opositores.