La antigua hacienda Murga en el valle de Pisco, al sur de Lima, es el escenario perfecto para asentar la construcción del primer condominio agrícola del Perú que lleva el mismo nombre. 

De esta forma, según Nella Pinto, gerente general de Sotheby’s Perú, el Perú se une a la tendencia de muchos países ricos en producción de uva, como Argentina o Estados Unidos en el estado de California, donde abundan los proyectos de este tipo.

“La idea del proyecto es que las personas cuenten con un espacio para tener una huerta privada, donde se pueda sembrar, tener una producción de uvas y hasta producir su propio pisco”, dice.
 
Otro factor importante para la ejecución de este condominio es el buen momento que atraviesa el valle de Pisco gracias a la creciente actividad agroindustrial que crece al 15% anual. Esto traería consigo una revaloración de los terrenos que fluctúan entre US$ 35 y US$ 40 el m2 y que podría llegar, según Pinto, hasta los US$100.

Así, si aún no tiene ganas de cosechar, Pisco igual podría ser una apuesta ganadora de inversión.