El empresario mexicano Jerónimo Marcos Gerard Rivero, nuevo consejero de Acciona, asegura que el Plan Nacional de Infraestructuras -que cuenta con una inversión de 425.848 millones de euros- y la reforma energética promovida por Peña Nieto abren un abanico de oportunidades para las empresas españolas.

En una entrevista concedida a la Agencia EFE con motivo de su reciente incorporación al consejo de administración de Acciona, Gerard Rivero indica que en las licitaciones que se están llevando a cabo cerca del 50% de las propuestas son españolas, brasileñas, americanas y mexicanas.

En este sentido, añade que el Plan Nacional de Infraestructuras con horizonte 2013-2018 puesto en marcha por el Gobierno mexicano es muy agresivo y va a permitir que las empresas españolas con experiencia se puedan asociar con firmas mexicanas o acudir en solitario.

El programa contempla la ejecución de 743 proyectos de infraestructura que incluyen la construcción de carreteras, puertos y aeropuertos, ferrocarriles, plantas eléctricas, desarrollos petroleros, gasoductos, hospitales y complejos turísticos, entre otros.

"En México ahora todos los sectores están boyantes. Hay mucho interés por invertir en el país", reconoce al mismo tiempo que destaca que, aunque no están exentos de ningún cambio regulatorio, actualmente se da el marco jurídico correcto.

La reforma energética también ha sido uno de los hitos del Ejecutivo mexicano, señala el también presidente del Grupo México Retail Properties (MRP), que considera que abre muchas oportunidades a un sector que históricamente ha estado muy cerrado a la electricidad y a Pemex.

Asimismo, destaca que el país cuenta con muy buenas condiciones meteorológicas de sol en el desierto del Norte y de viento en el itsmo de Tehuantepec, lugares que se prestan a que funcionen mucho las energías renovables.

Los objetivos que se ha marcado el Gobierno de Peña Nieto para potenciar las energías renovables y reducir su dependencia a los combustibles fósiles abren un nicho para las compañías españolas especializadas en el campo de las energías renovables, como es el caso de Acciona.

La compañía se implantó en el país en 1978 y, desde entonces, ha desarrollado proyectos emblemáticos en energías renovables, agua e infraestructuras e invertido más de 1.097 millones de euros en el territorio.

"Acciona es una compañía muy casada con la sostenibilidad y el largo plazo. Eso es algo que como consejero me atrae, añade el empresario, que subraya la apuesta de la compañía por el mercado mexicano.

Tras haber desempeñado el cargo de director financiero de Telefónica Móviles México y consejero delegado de Telefónica B2, Gerard Rivero cree que la reforma de las telecomunicaciones va a beneficiar al mercado gracias a una ley que ayudará a nivelar más las reglas del juego, no sólo en telefonía sino también en televisión.

El reto del Gobierno, asegura, es implementar ahora las reformas, ejecutarlas y que ello genere un beneficio a la sociedad que no será a corto plazo pero sí a medio y largo.

De hecho, aunque la evolución de la economía mexicana no ha sido la esperada, prevé un crecimiento del entorno del 2,5-3 % para cierre del año, y que esta cifra se incremente considerablemente en 2015 y 2016.

Con respecto a la imagen de las empresas españolas en México, el empresario destaca la posición que ocupan tanto las firmas de infraestructuras, los bancos como Santander o BBVA o las empresas de telecomunicaciones, que aunque ya habían comenzado a expandirse a Latinoamérica antes de la crisis, su internacionalización se ha potenciado ante la debilidad de la demanda interna.

A pesar de que desde México Retail Properties los fondos a los que representa no pueden invertir fuera del país, Gerard Rivero reconoce el interés de inversores mexicanos por el sector inmobiliario español ante la percepción de que lo peor ya ha pasado.