El presidente ejecutivo de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos, Carlos Villegas, estimó que la Planta de Separación de Líquidos Gran Chaco tendrá una ganancia anual de unos US$400 millones.

Añadió que espera que la inversión se recuperará en un tiempo estimado de cinco años.

Villegas explicó que “la ganancia que vamos a obtener es importante, vamos a obtener un estimado de 400 millones de dólares año, eso quiere decir que si la inversión es 680 millones de dólares podemos cubrir la inversión que proviene de un crédito del Banco Central en dos años, no vamos a hacerlo porque requerimos hacer otras inversiones más, vamos a devolver en 5 años, es un período bastante corto a los contratos que tenemos estipulado con el Banco Central de Bolivia (20 años)”.

La autoridad de la empresa petrolera calcula que por la venta de Gasolina, Isopentano y Gas Licuado de Petróleo, tanto en mercado interno como al mercado externo, se obtendrá un estimado de US$872 millones, como ingresos brutos al año, señala un comunicado de la estatal boliviana. 

La segunda fase de la Planta de Separación de Líquidos Gran Chaco la constituye en la base para el complejo petroquímico que se construirá en los departamentos de Tarija y Santa Cruz en este nuevo periodo gubernamental.

“De esta planta (Gran Chaco) vamos a obtener dos materias primas, vamos a obtener el propano para las plantas de Propileno Polipropileno, que es para la producción de plásticos duros, pero también vamos a obtener etano que es la materia prima para la Planta de Etileno y Polietileno, es decir para la panta de plásticos blandos”, explicó.

En lo que respecta a la Planta de Propileno Polipropileno se realizó la Ingeniería Conceptual, elaborada por la empresa italiana Tecnimont y está en curso otro estudio para el análisis en detalle del mercado.

Villegas indicó que una parte de la producción de este complejo se va a destinar al mercado interno para potenciar la industria manufacturera y la otra al mercado de exportación.