Cuando el gobierno de Manuel Zelaya Rosales negoció el contrato para la generación de 150 megavatios de energía con carbón mineral, la empresa honduro-guatemalteca Cechsa propuso construir la planta termoeléctrica en Trujillo o Balfate, departamento de Colón, de acuerdo con lo establecido en el decreto 159-2008 del 22 de enero de 2009 y publicado en La Gaceta 31,818.

Sin embargo, este jueves se conoció que el consorcio ha solicitado a la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (Serna) la licencia ambiental para instalar la central en el municipio de Sonaguera, Colón.

El Heraldo publicó en la edición de este jueves que la planta conocida como Brassavola no estará ubicada en los lugares acordados en el contrato firmado por la ENEE, sino en un tercero, o sea en la cabecera departamental de Colón.

Licencia ambiental. Para que la Serna pueda autorizar la construcción de la planta térmica en Sonaguera, las autoridades de esa secretaría de Estado deberán contar con el visto bueno de las autoridades municipales y fuerzas vivas de esa localidad para la aprobación de la licencia ambiental.

Una investigación del Tribunal Superior de Cuentas (TSC) sobre la compra directa de energía sucia realizada en la administración Zelaya Rosales revelaba de la necesidad de adquirir equipos para el control de las emisiones de gas de las plantas.

Asimismo, la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente debe evitar la contaminación derivada del acarreo del carbón mineral desde el puerto hasta el lugar de la central. El plazo para la construcción de la planta es de 36 meses.