Nanning. La empresa papelera finlandesa Stora Enso ha puesto hoy en funcionamiento una fábrica de cartón y pasta de papel en la que ha invertido 19.000 millones de yuanes (US$2.900 millones) en la región autónoma de la etnia zhuang de Guangxi, en el suroeste de China.

La planta marca la mayor inversión de una compañía del norte de Europa en China y está diseñada para producir 450.000 toneladas de cartón para envasar líquidos y otros derivados de alta gama.

El cartón para líquidos se usa para envasar bebidas de alta calidad y permite la distribución de larga distancia de productos lácteos o zumos. Más del 80% del consumo de estos productos en China proviene de suministradores del extranjero.

Stora Enso también alquiló 80.000 hectáreas de bosque artificial en Guangxi para proveer de materia prima a la fábrica, ubicada en la ciudad de Beihai, con más de 350.000 metros cúbicos de madera al año.

La empresa prevé, además, tener operativa una fábrica química de pasta de papel con una capacidad máxima de 200.000 toneladas para el cuarto trimestre del año.

Rajah Jayendran, vicepresidente sénior de la empresa finlandesa, dijo que los productos de la firma suministrarán a los clientes de China y otros países asiáticos como Japón y Singapur.

Stora Enso firmó en 2002 un acuerdo de cooperación con un socio local para crear bosques artificiales. En 2007, el grupo europeo suscribió otro trato para instalar la fábrica de cartón y pasta de papel.

La industria de fabricación de papel se ha visto sometida a controversia por el alto riesgo de contaminación del medio ambiente.

Matti Vanhanen, ex primer ministro de Finlandia, señaló que los negocios entre China y Finlandia deben continuar fortaleciéndose dado el gran potencial de cooperación en los terrenos de silvicultura y agricultura.